Rio de Janeiro.- El presidente de Brasil, Michel Temer, rechazó que el país pueda cerrar la frontera con Venezuela para evitar la entrada masiva de venezolanos y dijo que limitar la entrada de extranjeros al país es "impensable e innegociable".

En un acto en Brasilia para presentar una acción médico-humanitaria que se realizará en el estado de Roraima (norte de Brasil y fronterizo con Venezuela), Temer respondió a la petición del gobierno del estado para suspender el ingreso de inmigrantes venezolanos.

"De vez en cuando hay una sugestión, hasta planteada judicialmente, en el sentido de cerrar nuestras fronteras. Yo, desde el primer momento, dije que es impensable e innegociable este asunto. No tenemos cómo cerrar fronteras en nuestro país, bajo la pena de practicar un acto deshumano en relación a aquellos que vienen a buscar abrigo", dijo el mandatario ante los medios de comunicación.  

El gobierno de Roraima pidió hace unos días al gobierno federal suspender la entrada de inmigrantes venezolanos, debido al alto flujo de personas que cada día cruzan la frontera con Brasil.

Temer explicó que el 60% de los 127.000 venezolanos que cruzaron la frontera ya salieron de territorio brasileño en dirección a otros países, y resaltó las acciones realizadas por el gobierno federal para mandar a otros estados a los miles de venezolanos que se encuentran en Roraima.

"Nuestras fronteras están abiertas. Está claro que disciplinadamente, porque fuimos capaces, en Pacaraima (la ciudad fronteriza con Venezuela), de organizar un sistema de ingreso que desde luego importa, por ejemplo, en la vacunación más amplia en relación a todos los eventuales males físicos que la eventual entrada de venezolanos pueda suponer para nuestro país. Es una protección a ellos mismos y para todo el país", afirmó el presidente.

"A menudo dicen que el gobierno no colocó un céntimo en Roraima, pero fueron liberados más de 200 millones de reales (unos 50 millones de dólares) en acciones en aquella región. Solo en el área de salud fueron asignados 187 millones de reales (unos 46,7 millones de dólares)", subrayó.

El presidente brasileño se refirió también al complejo envío de venezolanos desde Roraima a otros puntos de Brasil, proceso en el que actúan varios ministerios.

"Las personas piensan que es fácil. Como si fuera 'voy a reunir 1.000 personas aquí y llevarlas a tal estado'. No es así, necesitamos llevarlas adecuadamente", comentó.

El presidente brasileño agregó que el gobierno envió más de 80 toneladas de alimentos a Roraima en 2017 y sigue enviando productos a la región.

Según el mandatario, fueron enviadas ocho ambulancias, se instalaron 11 antenas para transmitir internet de banda ancha y 22 profesionales se trasladaron a Roraima a través del programa gubernamental Más Médicos para atender a la población.