Nueva York. Estados Unidos recordó los atentados del 11 de septiembre este sábado con ceremonias conmemorativas, y si bien un pastor canceló sus planes para quemar el Corán, el libro sagrado musulmán fue agredido al menos en tres incidentes por separado.

Cientos de personas a favor y en contra de la construcción de un centro cultural islámico y una mezquita cerca del sitio donde se erigía el World Trade Center se reunieron en Nueva York, horas después de las ceremonias realizadas en esa ciudad, en Washington y Pennsylvania para recordar los ataques que hace nueve años mataron a casi 3.000 personas.

"Pueden buscar provocar conflictos entre las diferentes creencias, pero como estadounidenses no estamos y nunca estaremos en guerra contra el Islam. No fue una religión la que nos atacó ese día de septiembre (del 2001), fue Al Qaeda, una penosa banda de hombres que pervierte la religión". Barack Obama.

Las protestas fueron pacíficas.

Pero hubo al menos dos incidentes de abuso contra el Corán en la zona de Lower Manhattan. Por separado, dos predicadores evangélicos no afiliados con ninguna iglesia principal quemaron dos copias del Corán en Tennessee.

Pastor de Florida. El pastor de Florida, Terry Jones, había enfurecido a los musulmanes en todo el mundo con sus planes para quemar copias del Corán el sábado. Jones, líder de una iglesia minúscula y desconocida en Gainesville, canceló sus planes el jueves.

El plan había provocado brotes de violencia en Afganistán, en los que un manifestante murió tras recibir disparos. Miles de afganos protestaron en el noreste del país por segundo día el sábado.

El presidente Barack Obama y funcionarios estadounidenses habían advertido que la quema del Corán podría dañar profundamente la imagen de Estados Unidos en el extranjero, poner vidas en riesgo y actuar como herramienta de reclutamiento para Al Qaeda.

Los musulmanes ven al Corán como la palabra literal de Dios, y la profanación real, o a veces las denuncias de este hecho, en el pasado han provocado protestas en el mundo musulmán.

El propuesto centro islámico cerca de la Zona Cero, sitio donde se encontraba el World Trade Center, ha generado controversia por semanas.

Sus partidarios dicen que ayudará a acercar a las comunidades de la ciudad, pero los opositores dicen que es una falta de respeto a los muertos en los atentados de hace nueve años.

Un hombre que protestaba contra el centro arrancó páginas del Corán y las quemó. En otro incidente, un hombre arrancó páginas de una copia del Corán e hizo gestos vulgares con él. Las personas que miraban se mostraron perturbadas.

Cerca de Nashville, Tennessee, el pastor evangélico Bob Old y otro predicador usaron fluido para quemar y un encendedor para prender fuego al menos dos copias del Corán en su jardín. Old llamó al Islam una "falsa religión".

No hubo reportes de arrestos.

Algunos cientos de manifestantes se reunieron frente a la iglesia de Jones, Dove World Outreach Center en Gainesville, en el momento en que estaba programada la quema del Corán.

La televisión local los mostró llevando carteles que decían "Dove no representa a Estados Unidos" y "Hay que encender velas, no el Corán".

La policía dijo que impidió que un hombre que estaba cerca de la iglesia tratara de quemar un Corán, aunque no lo arrestó. "El tomó un encendedor y el libro, y nosotros se los quitamos", dijo a Reuters un policía de Gainesville.

Obama pide tolerancia. Obama, quien ha buscado mejorar los vínculos con el mundo musulmán resquebrajado por las guerras de Irán y Afganistán desde los atentados del 2001, enfatizó la tolerancia religiosa en comentarios en un servicio conmemorativo en Washington.

Obama dijo que aquellos que atacaron a Estados Unidos hace nueve años trataron de quitar a los estadounidenses sus ideales.

"Pueden buscar provocar conflictos entre las diferentes creencias, pero como estadounidenses no estamos y nunca estaremos en guerra contra el Islam. No fue una religión la que nos atacó ese día de septiembre, fue Al Qaeda, una penosa banda de hombres que pervierte la religión", afirmó.

Mientras Obama hablaba en el Pentágono, familiares y amigos de las personas que murieron en los ataques en Nueva York dejaban flores en una pileta en el lugar. Los nombres de las 2.752 víctimas del World Trade Center fueron leídas en voz alta en orden alfabético durante la sombría ceremonia.

Jones, que llegó en la tarde de este viernes a Nueva York, dijo que viajó con la esperanza de reunirse con el imán Feisal Abdul Rauf, quien está involucrado con la propuesta para la creación del centro islámico y la mezquita cerca de la Zona Cero.

Pero el predicador de 58 años de edad, quien dice haber recibido 100 amenazas de muerte, sostuvo que no habría ningún encuentro.

Los planes de Jones claramente inspiraron al menos uno de los incidentes contra el Corán.

"Vi que ese tipo de Florida se acobardó, y ¿cuál es el viejo refrán? Si quieres que se haga algo, hazlo tú mismo", dijo un hombre de edad mediana que no se identificó, quien sostuvo que había conducido desde Pennsylvania para mostrar a los neoyorquinos qué hacer con el Corán. El hombre fue el que hizo gestos vulgares con una copia del libro.

En Florida, una empleada de comercio, Paula Smith, expresó su alivio de que Jones hubiera cancelado el evento.

"Nos pusieron en el centro de la escena debido a un hombre con una iglesia con unas pocas decenas de personas", dijo. "Espero que no haya restado mucha atención al 11 de septiembre, las víctimas y qué ocurrió ese día".

Nuevos hechos de violencia estallaron el sábado en la provincia de Badakhshan en el noreste de Afganistán, donde un día antes un manifestante murió en las afueras de una base de la OTAN dirigida por Alemania, dijo el jefe de la policía provincial Aqa Noor Kentuz.