Barcelona. Unas 56.000 personas, según el Ayuntamiento de Barcelona, marcharon este domingo por el centro de la capital catalana para protestar contra el arresto del expresidente de la región Carles Puigdemont en Alemania en virtud de una orden europea de detención emitida por España.

Durante las protestas se produjeron momentos de fuerte tensión y choques entre manifestantes y policías que dejaron por lo menos 50 heridos, todos de carácter leve, según el servicio de emergencias local. La Policía confirmó además que hubo tres detenidos.

La movilización, convocada por las influyentes entidades civiles Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, avanzó desde la delegación de la Comisión Europea en Barcelona al consulado de Alemania, dos destinos simbólicos del reclamo soberanista.

Los incidentes se produjeron tanto frente al consulado como frente a la delegación del Gobierno central en Barcelona. Los policías llegaron a disparar al aire y arremetieron contra manifestantes que intentaban cruzar el cordón de seguridad.

Otros manifestantes descolgaron la bandera de España frente al consulado alemán y colgaron la independentista de Cataluña. A lo largo del día se produjeron además cortes de carreteras convocados por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR).

Protesta llama a la desobediencia civil. Miles de personas protestaban este domingo por el centro de Barcelona contra la detención en Alemania del ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y el encarcelamiento de dirigentes independentistas por orden del Tribunal Supremo. El exmandatario fue detenido en la mañana de este domingo tras cruzar la frontera desde Dinamarca y posteriormente fue trasladado a la prisión de Neumünster, al sur de Kiel.

 

Siguiendo una convocatoria de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR), centenares de personas se concentraron hacia las 16.00 horas en Canaletes, en las Ramblas barcelonesas, desde donde han atravesado la plaza de Catalunya para luego avanzar por paseo de Gràcia, lo que ha provocado cortes parciales de circulación.

El número de manifestantes se ha ido incrementando conforme la marcha avanzaba por Passeig de Gràcia y cuando han llegado a la altura de la calle Provença, donde se encuentra la oficina de la Comisión Europea, eran ya varios centenares las personas que protestaban, a la espera de cifras de la Guardia Urbana.

Los participantes en la protesta, enarbolan banderas esteladas y pancartas con lemas como "desobediencia civil" y lanzan consignas en favor de la libertad de "los presos políticos" y del expresidente Puigdemont. Además, se han oído llamadas a secundar una nueva huelga general y consignas como "Europa es una vergüenza".

Los manifestantes convocados por los CDR han coincidido en el paseo de Gràcia con otras personas que siguen las llamadas a participar en las protestas realizadas por la ANC (Asamblea Nacional de Catalunya) y Òmnium Cultural. 

La presidenta de la ANC apela a la opinión pública alemana. La recién elegida presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Elisenda Paluzie, ha apelado este domingo a la opinión pública alemana y a los valores fundacionales de la Unión Europea para que no extraditen a España al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Paluzie ha considerado que los delitos que se imputan a Puigdemont y a los otros políticos "son inventados, están completamente falseados" y que los mismos se basan en "una violencia que no se ha dado en ningún caso en la sociedad catalana", en las protestas convocadas en octubre pasado en Cataluña.

"Apelamos a la opinión pública europea, y especialmente a la alemana, para decirles que confiamos en que no extraditen al president electo para entregarlo a una justicia autoritaria", en referencia a la española.

Ha añadido que se ha de tener presente que los delitos que se imputan a Puigdemont pueden suponer una condena de treinta años de prisión, "superior a un homicidio o un asesinato".