La votación de las elecciones generales de Brasil concluyó a las 17 horas locales (20:00 GMT)) de este domingo en casi todos los colegios electorales, en los cuales se comenzó de inmediato el conteo de votos.

Las autoridades electorales informaron que en parte de los estados de las regiones Norte y Centro Oeste, donde el huso horario tiene una hora de atraso, la votación terminará a las 18:00 horas locales (21:00 GMT).

Este domingo fueron convocados a sufragar 142,8 millones de electores brasileños para elegir presidente y vice presidente, los 27 gobernadores de las unidades federativas, un tercio de los miembros del Senado Federal, la totalidad de las bancas en la Cámara de Diputados, y los representantes de los poderes legislativos estatales.

La jornada electoral transcurrió dentro de la normalidad, con algunas detenciones por prácticas irregulares, como tentativa de compra de votos y propaganda electoral.

Según un informe parcial del Tribunal Superior Electoral (TSE) divulgado cerca de las 16 horas locales, se arrestó a 551 personas por delitos electorales y se sustituyeron 3.122 urnas electrónicas que presentaron problemas de funcionamiento.

De acuerdo con el TSE la votación de los 354.184 ciudadanos brasileños habilitados para votar en el exterior se efectuó con normalidad en los lugares designados.

En los estados de Acre, parte de Amazonas, Roraima, Rondonia, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Pará y Amapá, donde el huso horario marca una hora menos que en Brasilia, la votación comenzó una hora después, por lo que también el conteo de votos comenzará más tarde.

La expectativa es que los resultados oficiales para gobernadores, senadores, diputados federales, estatales y distritales comiencen a ser contabilizados de inmediato, a medida que los datos sean enviados al TSE desde los Tribunales Regionales Electorales.

Los resultados para presidente y vicepresidente podrán ser conocidos a partir de las 20 horas locales (23 GMT), cuando el total de los votos deberá estar contabilizado.

La expectativa está puesta en saber la presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), consigue obtener la reelección directamente en la primera vuelta -para lo que necesita sumar más de la mitad de los votos válidos-, o será necesario un segundo turno electoral el 26 de octubre para definir la contienda.

En los sondeos previos, Rousseff lideraba con cerca de 45% de los votos válidos, mientras que Aecio Neves, del Partido Socialdemócrata Brasileño (PSDB), y Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB), disputaban el segundo lugar, en un empate técnico en torno de 24% de las preferencias, con ligera ventaja para Neves.