Durante el balance de los resultados del Plan de Choque, realizado el 16 de enero en Bogotá, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, señaló que lograr un final definitivo del conflicto armado con la consecución de los acuerdos de paz en La Habana, no sólo le devolvería la tranquilidad a las zonas más afectadas por la guerra sino que fortalecería la seguridad en las ciudades colombianas.

El Plan de Choque, un programa de seguridad ciudadana lanzado el pasado mes de octubre, está dirigido a focalizar los esfuerzos de las autoridades en reducir siete delitos de alto impacto en las 12 ciudades principales del país andino.

Según Santos, el balance arrojó resultados positivos en todos los frentes hacia los que se dirigió, especialmente en la reducción de homicidios y convivencia entre los ciudadanos.

En declaraciones a la prensa, el mandatario aseguró que estos resultados podrán ser aún mejores una vez su gobierno firme la paz con la insurgencia de las FARC, ya que los recursos de la guerra serían redireccionados hacia la inversión social y la seguridad de las ciudades.

"Si logramos alcanzar la paz este año, si logramos alcanzar esa paz que estamos añorando y por la cual estamos trabajando, todas esas energías que le estamos dedicando a la guerra las podemos reorientar hacia la seguridad ciudadana. Por eso la ciudadanía debe ser consciente de que la paz va a aumentar la seguridad de nuestro entorno, la seguridad de nuestras familias, de nuestros hijos en una forma muy importante", dijo.

Las autoridades destacaron el desempeño de ciudades como Pasto, donde las conductas criminales cayeron un 47%, y Bogotá, en donde hubo una disminución del 30%.

De acuerdo al informe de la Policía Colombiana durante los tres meses de ejecución del Plan de Choque, esta institución fortaleció las labores de prevención en zonas comerciales, residenciales y en los principales ejes viales.

El informe destaca la importancia de la articulación de la policía con la Fiscalía General de la Nación, que permitió realizar investigaciones certeras contra las grandes organizaciones dedicadas al hurto en todas sus modalidades, la extorsión, el homicidio, la venta de estupefacientes, el narcotráfico, el contrabando y la minería ilegal.

También se destaca la reducción de los homicidios que en ciudades como Cali en donde hubo una reducción de 442 casos con respecto a los meses anteriores a la puesta en marcha del programa.

"El año pasado por primera vez en 35 ó 40 años logramos bajar esa cifra que teníamos de 30 homicidios por cada cien mil habitantes. Logramos bajar a 27,5 homicidios por cada cien mil habitantes que sigue siendo alto cuando lo comparamos con los promedios mundiales pero que es la cifra más baja para Colombia en los últimos 30 años, uno de los propósitos que tenemos es seguir bajando esas cifras", precisó Santos.

El balance indica que este programa permitió una reducción del 20% en los delitos focalizados. Las cifras señalan que en las 12 ciudades fueron detenidas 16.979 personas, decomisadas 2.979 armas de fuego, 72 bienes sometidos a extinción de dominio y 155 bandas desarticuladas.

Las autoridades destacaron el desempeño de ciudades como Pasto, donde las conductas criminales cayeron un 47%, y Bogotá, en donde hubo una disminución del 30%.

En su orden, la reducción de los delitos en las ciudades fue Villavicencio, Barranquilla, Pereira, Cali, Bucaramanga, Cúcuta, Ibagué, Sincelejo, Medellín y Neiva.

Santos indicó que durante el programa las mayores reducciones fueron las referentes a las grandes estructuras criminales como el clan de los Usuga y la banda criminal de los Rastrojos.

"Durante el Plan de Choque se lograron desarticular 155 estructuras criminales y se capturaron 8.279 personas dentro del plan de ir contra esos delitos y de esas estructuras", señaló.

Durante los operativos contra la extracción ilícita de minerales, las Policía Nacional intervino 269 minas, se incautó de 63 retroexcavadores y decomisó más de 484 kilogramos de oro.

Al final, Santos informó que las medidas del Plan de Choque serán instauradas de manera definitiva para continuar con la reducción del crimen en Colombia.