Oslo. Anders Behring Breivik, autor confeso de los ataques que causaron la muerte de 77 personas en julio en Noruega, dice que hay hasta 80 células en Europa con militantes que tienen ideales anti-islámicos como el suyo, dijeron este jueves investigadores noruegos.

Según información entregada previamente por la policía noruega, Breivik dijo que existían dos o tres células en Noruega, además de él, y "varias" en otros países europeos que compartían sus planes para detener lo que consideraban una invasión islámica de Europa.

"Hay como tres más en Noruega y 80 en Europa", dijo a la policía el fiscal Christian Hatlo, añadiendo que Breivik había hecho la denuncia poco después de su arresto el 22 de julio.

"Nosotros no hemos descubierto ninguna de ellas", agregó Hatlo.

El fiscal dijo que la policía había minimizado intencionalmente la denuncia de Breivik de que existían 80 células con ideas afines a él para evitar en su momento el pánico en todo el continente.

El portavoz de la policía Roar Hansen, quien informó a los periodistas después de los ataques, confirmó el número.

"El número que ahora tienen es entre 60 y 80", en un rueda de prensa. "Pero yo no creo que ellos (los investigadores) confíen en lo que Breivik está diciendo sobre este asunto", añadió.

Hatlo dijo que la policía noruega ha solicitado a las autoridades de 20 países entrevistar a 35 organizaciones no-noruegas en relación con las muertes del 22 de julio, causadas por una bomba en Oslo y a una serie de disparos en un campamento de verano del ala juvenil del Partido Laborista en una isla cercana de la capital noruega.

Quince de los 35 organizaciones aún no han sido entrevistadas, dijo Hatlo, aunque ninguno es considerada como una potencial cómplice.

El fiscal sostuvo que el objetivo de las investigaciones internacionales era documentar los viajes, las compras y las alianzas ideológicas de Breivik.

"Nosotros aún creemos que él (Breivik) lo hizo solo y no hemos descubierto ningún cómplice. Pero es demasiado pronto para sacar conclusiones definitivas", sostuvo Hatlo.

Hatlo dijo en una conferencia de prensa el jueves que los investigadores habían recuperado 186 casquillos de bala de la isla donde Breivik realizó el ataque al campamento de verano, matando a 69 de sus 77 víctimas.