Caracas. El "terrorista" salvadoreño capturado por autoridades venezolanas cuando intentaba ingresar al país sudamericano, pretendía iniciar "una fase de atentados" contra las futuras elecciones legislativas, dijo este sábado el ministro de Relaciones Interiores, Tareck El Aissami.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció en la víspera la aprehensión del "terrorista" salvadoreño Francisco Chávez Abarca, quien formaría parte de un grupo comandado por el anticastrista cubanovenezolano Luis Posada Carriles.

El Aissami dijo al canal de televisión estatal que se trata de una persona de alta peligrosidad entrenada para "acciones de desestabilización".

"Este terrorista (...) ha manifestado que su presencia obedece a iniciar una fase de atentados para provocar hechos de violencia y de desestabilización en contra del venidero proceso electoral del 26 de septiembre", afirmó el ministro.

Venezuela prevé celebrar en septiembre de este año las elecciones de diputados y diputadas de la Asamblea Nacional.

El ministro no agregó mayores detalles de los supuestos atentados, pero afirmó que el detenido habría contactado algunos grupos "contrarrevolucionarios" en el país, sin entregar más información.

El funcionario explicó que Francisco Chávez Abarca intentó ingresar por el principal aeropuerto del país con una identificación falsa.

En una nota divulgada en el sitio de internet del Ministerio del Interior, agregó que además de los cargos de terrorismo, figuran crímenes cometidos en diversos países latinoamericanos.

Por su parte, el presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo que el "terrorista connotado" no venía a hacer turismo en Venezuela.

"Están tratando de nuevo de generar violencia en Venezuela", dijo el sábado el gobernante venezolano.

Luis Posada Carriles fue condenado en Venezuela por el atentado en 1976 de un avión civil cubano, que dejó 73 muertos, y fue encarcelado ese mismo año en Caracas, pero se fugó en 1985.

El gobierno cubano lo acusa por una cadena de sabotajes al instalar artefactos explosivos en distintos hoteles de La Habana en 1997 y por varios planes para asesinar al ex presidente Fidel Castro.

Posada Carriles vive en libertad en Estados Unidos.

No obstante, el presidente de Venezuela ha solicitado su extradición a Estados Unidos.