Lima. El testimonio del ex secretarior montesinista, Mario Ruiz Agüero, aportó mucho a la acusación contra el ex presidente Alberto Fujimori, pues demostró el vínculo con Vladimiro Montesinos en el caso “diarios chicha”, sostuvo este jueves el procurador anticorrupción, Christian Salas.

Tras levantarse la audiencia de este jueves, correspondiente al juicio oral por este caso, indicó que existía una comunicación directa entre ambos personajes, mediante teléfonos encriptados y reuniones, tanto en Palacio de Gobierno, como en la sede del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN).

“(Ruiz Agüero) nos ha dado información no solo acerca de cómo se trabajaba, elaboraban y se aprobaban los titulares de los diarios chicha, sino que además determina el vínculo entre Montesinos, condenado por este delito, y Fujimori; al precisar que entre ellos había una relación de subordinación”, anotó.

Durante la referida audiencia, Ruiz Agüero comentó que cuando el ex asesor de inteligencia iba a Palacio de Gobierno, le pedía al ex mandatario los borradores de los titulares para publicar en los denominados diarios chicha.

Asimismo, se ratificó en que se pagaba al publicista Augusto Bresani entre US$75.000 y US$150.000 cada quince días, por los titulares elaborados para los referidos medios.

“¿A quién le interesaba, quién era el interesado, el principal beneficiado de esta campaña de diarios chicha? Alberto Fujimori. Hubo contacto entre Fujimori y Montesinos y todo el aparato encargado de ello”, aseguró.

Por su parte, el abogado del expresidente, William Paco Castillo, comentó que el testigo Ruiz Agüero “no aportó nada” en el juicio contra su defendido, por una supuesta participación en el desvío de fondos de las Fuerzas Armadas para solventar los “diarios chicha”.

“Lo que ha dicho es que en el SIN (el desactivado Servicio Nacional de Inteligencia) se veía la información del día y que Montesinos dirigió un equipo de campaña sin conocimiento de Fujimori”, sostuvo el letrado.

El juicio oral contra el ex mandatario continuará el próximo martes 4 de febrero a las 09.00 horas (local), según programación de la Cuarta Sala Penal Liquidadora, donde se lleva el caso.