La Habana. Sobrevivientes de un accidente de tránsito que costó la vida al disidente cubano Oswaldo Payá negaron el lunes versiones de que otro auto los golpeó induciendo el siniestro y uno de ellos se disculpó por realizar "actividades ilícitas" políticas en la isla de gobierno comunista.

Payá, de 60 años y uno de lo más importantes opositores de Cuba, falleció el 22 de julio cuando el auto en el que viajaba se salió de la carretera y chocó contra un árbol en la oriental provincia de Granma, a unos de 800 kilómetros al este de La Habana.

Uno de los sobrevivientes, Jens Aron Modig, presidente de la Liga de la Juventud Demócrata Cristiana de Suecia, aseguró a periodistas en La Habana que el auto en el cual viajaban no fue embestido por vehículo alguno, como sugirieron familiares del fallecido disidente durante el funeral la pasada semana.

"No tengo recuerdo de que haya habido ningún otro auto involucrado en este accidente", dijo el sueco de 27 años tras reconocer que tiene "vagos recuerdos" del hecho porque iba dormido durante parte del viaje.

Por su parte, el español Angel Carromero Barrios, vicesecretario de Nuevas Generaciones del gobernante Partido Popular en Madrid y conductor del vehículo accidentado, admitió que perdió el control al entrar en un tramo de la vía que estaba en reparación.

"Tengo entendido que estas actividades no son legales en Cuba y desearía disculparme por haber venido a este país para realizar actividades ilícitas". Aron Modig .

"Perdí el control del coche (...), perdí la estabilidad y la dirección ya no funcionaba y no pude mantener el coche y ya no recuerdo más", dijo Carromero en un breve vídeo transmitido a periodistas durante la conferencia de prensa.

"A nosotros no nos dio ningún vehículo por la parte trasera. Simplemente yo iba conduciendo, me percaté de un bache y tomé la precaución que cualquier automovilista", agregó.

El ministerio del Interior cubano sostuvo el sábado en una nota de prensa que, según pruebas de peritos, el accidente se produjo porque Carromero iba a exceso de velocidad por una vía en reparación, no atendió a la señal de aviso y tomó la "incorrecta decisión" de frenar abruptamente en una superficie resbaladiza.

Ambos sobrevivientes permanecen en la isla. Un funcionario cubano consultado dijo que siguen "retenidos" mientras se lleva a cabo el proceso investigativo y no reveló si han sido formulado cargos en su contra.

Actividad política "ilícita". Aron Modig dijo a periodistas que viajó a Cuba con "instrucciones" de su partido para contactar a Payá, entregarle 4.000 euros, reunirse con miembros de su Movimiento Cristiano Liberación para "intercambiar experiencias" y ayudar al disidente a trasladarse a otros sitios del país.

"Tengo entendido que estas actividades no son legales en Cuba y desearía disculparme por haber venido a este país para realizar actividades ilícitas", añadió tras comentar que es su segundo viaje a Cuba luego del que realizó en el 2009, cuando se reunió con economistas y periodistas independientes a quienes dijo que entregó dinero y equipos.

En un video previo a la conferencia, Aron Modig dijo que también buscaba reunirse con la hija de Payá, Rosa María, de 23 años, para organizar un ala juvenil del movimiento fundado por su padre.

El gobierno cubano considera a los disidentes como "mercenarios" al servicio de potencias extranjeras, especialmente de Estados Unidos.

A causa del accidente, también murió el joven disidente Harold Cepero, miembro del Movimiento Cristiano Liberación fundado por Payá en la década de 1980 y que reunió decenas de miles de firmas de cubanos en apoyo a su Proyecto Varela, una iniciativa que según sus creadores buscaba "reformas moderadas al Estado unipartidista de Cuba".

El proyecto fue rechazado por el gobierno del entonces presidente Fidel Castro.

Pero por su labor política Payá recibió en el 2002 el Premio Sajarov, máximo galardón de derechos humanos de la Unión Europea que se concede en honor al difunto disidente soviético Andrei Sajarov.

Carromero aprovechó el vídeo para enviar un mensaje al exterior.

"Le pido a la comunidad internacional que por favor se centre en sacarme de aquí y no utilizar un accidente de tránsito que puede haberle pasado a cualquier otra persona con fines políticos", declaró.