El canciller argentino Héctor Timerman ya presentó la candidatura de Cristina Fernández para las elecciones presidenciales de Argentina en 2011.

 "Nosotros decíamos que (el candidato) podía ser pingüino o pingüina, que podía ser él o ella, ahora seguro va a ser ella,” dijo Timerman en declaraciones a la cadena CNN.

"Cristina va a ser candidata de los argentinos y va a ser ganadora de las elecciones, no tengo ninguna duda,” reiteró el canciller a la cadena televisiva, aunque precisó que la situación no está decidida ya que Fernández tiene la última palabra.

Algunos analistas apuestan a la posibilidad de una unión del dividido peronismo, fuerza dominante de la política argentina, lo que claramente favorece las opciones de Fernández.

"Kirchner fue un factor de división en el peronismo. Sin Kirchner no tiene mucho sentido la división", opinó el analista político Ignacio Zuleta.

Cambio de escenario.  Con la muerte de Kirchner, el escenario político de Argentina cambió sorpresivamente puesto que el líder peronista era señalado como el candidato del Gobierno para las elecciones presidenciales del 2011.

Según analistas, el fallecimiento de su esposo podría ayudar a mejorar en el corto plazo la imagen de la presidenta, que se ha mostrado públicamente conmovida, pero fuerte, tras la pérdida del que era el principal estratega de su gobierno.

Algunos funcionarios o legisladores, como el jefe del bloque oficialista de diputados, Agustín Rossi, dijo que la presidenta Fernández quedaría a cargo del liderazgo del peronismo, el movimiento político más influyente de Argentina.

"Sin ninguna duda el liderazgo en el peronismo va a pasar a Cristina, lo pedía la gente", dijo Rossi a una radio.

"Es demasiado pronto para pensar en una reelección, si está claro que para nosotros la jefa es Cristina", concluyó.

Pero analistas económicos afirmaban que la presidenta Fernández tendrá que extender sus responsabilidades para ejecutar ese papel.

Deberá "enfrentar a gobernadores, legisladores, sindicatos y todo una estructura amplia de 'caciques' dentro del partido requiere sin dudas de un carácter especial", dijo en un informe la consultora Portfolio Personal.