La Paz. La marcha indígena decidió abandonar la demanda de la consulta previa para la construcción de la carretera por el parque TIPNIS y, por el contrario, exige anular —vía ley— el crédito de US$332 millones para la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos y el trazo de la obra vial por el parque.

La propuesta de ley fue entregada ayer a una comisión de asambleístas del oficialismo que se trasladó hasta Caranavi para instalar el diálogo con los dirigentes a fin de compatibilizar la iniciativa indígena y la ley corta propuesta por el Ejecutivo sobre el tema, que, entre otros, plantea mecanismos de consulta para dirimir el conflicto.

La reunión entre ambos sectores se extendió al menos por tres horas, pero no logró conciliar criterios. El dirigente indígena Fernando Vargas informó al término de la cita que rechazaron la propuesta de ley del gobierno y exigen que el diálogo sea sobre la base de la iniciativa legislativa indígena.

“Queremos que se anulen todas las leyes que dieron inicio a este proyecto (carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos). Que se vuelva a fojas cero”, sentenció Vargas, mientras que el dirigente Rafael Quispe afirmó que el giro en la posición indígena implica renunciar a la consulta en este tema.

El proyecto de ley de los marchistas refiere, en el artículo 3, que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos u otros proyectos no “atravesarán” el TIPNIS. La disposición final segunda prevé anular el contrato de crédito brasileño de US$332 millones para el proyecto vial en disputa.

“Antes queríamos consulta previa, ahora no”, recalcó por su parte Rafael Quispe, representante de la Conamaq. Inicialmente demandaban que, al amparo de la Constitución y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se aplique la consulta previa para edificar la obra.

El vicepresidente Álvaro García explicó en reiteradas ocasiones que la consulta previa no corresponde en caso de obras viales, por lo que planteó generar mecanismos de consulta.

Precisamente, la propuesta de ley del Ejecutivo sobre el TIPNIS plantea: referéndum en Cochabamba y Beni; consulta o referéndum en los municipios de San Ignacio de Moxos, Loreto, y Villa Tunari; consulta o referéndum en las comunidades del TIPNIS, y consulta a las comunidades ubicadas entre Ichoa y Santo Domingo para dirimir el conflicto sobre la carretera.

“Es que ahora quieren enmendar (lo que no hicieron antes) con una consulta fuera de tiempo. Debe haber una ley que parta de punto cero para restaurar esta ilegalidad”, sostuvo el dirigente indígena Adolfo Chávez, quien aseveró que el diálogo con el Legislativo debe ser sobre su propuesta de ley.

La Cámara de Diputados inició el viernes el tratamiento de la norma del Ejecutivo, pero declaró cuarto intermedio en la sesión a la espera del diálogo con los indígenas. El diputado indígena del oficialismo Bienvenido Zacu informó en Caranavi que el diálogo será retomado entre hoy o el lunes, en la sede de gobierno.

Mientras tanto decidieron acelerar la marcha. Zacu dijo que, a diferencia de los 20 kilómetros que caminaban cada día hasta el viernes, ahora recorrerán 31 kilómetros. Caranavi está a 159 kilómetros de La Paz. De mantener a un ritmo de 31 kilómetros llegarían a su objetivo en cinco días, antes de las elecciones del domingo.

El proyecto de ley de los indígenas tiene seis artículos, una disposición transitoria y tres finales. La norma reivindica la necesidad de proteger la reserva del TIPNIS y da pie al debate de los 16 puntos de la plataforma de lucha de los pueblos indígenas.

Declara patrimonio sociocultural y natural, zona intangible de preservación ecológica, reproducción histórica y hábitat de los pueblos indígenas tsimane, yuracaré y mojeño-trinitario.

Se prohíbe la realización de toda adopción de normas o ejecución de actividades, obras, proyectos o programas de desarrollo, extractivas, megaproyectos y de infraestructura, u otros, que vulneren los derechos de los pueblos indígenas, del medio ambiente y los derechos de la Madre Tierra...

Se dispone la elaboración participativa y aprobación de un plan integral de protección, preservación, restauración ambiental, social y cultural y desarrollo sustentable del TIPNIS, en la que intervengan las 64 comunidades habitantes que conforman este territorio...

Se dispone que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos no atravesará el TIPNIS. Se dispone elaborar un estudio alternativo para esta carretera entre Cochabamba y Beni.

El presidente de Diputados, Héctor Arce, informó que se dejó para el lunes el tratamiento del proyecto de ley corta “Suspensión de la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari–San Ignacio de Moxos”, porque esperan que hasta entonces una comisión legislativa llegue a un acuerdo con los dirigentes de la marcha indígena.

“Si es que no se llegara a acuerdos, hay la posibilidad de seguirlo postergando”, anticipó.
El proyecto de ley establece la suspensión de la construcción del tramo II de la carretera y mecanismos de consulta para dirimir su construcción o no. Los indígenas, por su parte, también presentaron ayer una propuesta de ley en el que se establece que ninguna obra pase por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Una comisión legislativa, encabezada por el senador masista Adolfo Mendoza, sostuvo una reunión con los indígenas en Caranavi, pero no logró acuerdos.

“Entre ambos proyectos hay una total y absoluta sintonía sobre la suspensión de la construcción del tramo II, por lo tanto, no entiendo que sea necesario un mayor debate (…) por eso, con el mayor de los respetos pedimos que no hayan actitudes dilatorias”, expresó el diputado Arce.

“En lo personal, me rehúso a creer que no pueda haber acuerdos”, insistió el presidente de Diputados. El proyecto de ley de “Suspensión de la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari–San Ignacio de Moxos”, tiene origen en el gobierno.