El ex presidente peruano Alejandro Toledo (2001-2006) dijo este sábado estar "absolutamente tranquilo" ante la investigación de la Fiscalía por su presunta participación en delitos de corrupción, como lavado de activos y asociación ilícita.

Toledo explicó en una entrevista en la emisora RPP que ya entregó la documentación requerida tras ser denunciado por el Congreso en relación a la compra de una casa y una oficina en Lima por casi cinco millones de dólares, a nombre de la empresa Ecoteva, formada en Costa Rica por su suegra, la ciudadana belga Eva Fernenbug, de 85 años.

"No voy a tocar el tema porque está en investigación. Lo que sí diré es que todos los datos están en la Fiscalía. Solo tienen que traducir los documentos que han llegado de Suiza, que acreditan los fondos del señor (Josef) Maiman (empresario israelí y supuesto dueño de los inmuebles). Estoy absolutamente tranquilo", manifestó.

Toledo, líder del partido Perú Posible, aseguró que en Perú aún no le perdonan que movilizara a la sociedad en el año 2000 "para recuperar la democracia", en referencia a la Marcha de los Cuatro Suyos para protestar por la tercera elección consecutiva de Alberto Fujimori (1990-2000).

"Ahora aquellos que formaron parte de un régimen autoritario y corrupto participan de la democracia. Yo ya me olvidé. Ya pasó. Ahora miremos el futuro", aseguró.

Tras dos años fuera del país, Alejandro Toledo afirmó que regresó a Perú para, antes de pensar en una nueva candidatura presidencial para las elecciones generales de 2016, fortalecer su partido, "recorrer el país e incorporar a nuevos jóvenes" a su formación política.

"Es cierto que Perú Posible se ha debilitado en estos dos años que he estado fuera y ahora, mirando al año 2016, recorreré todos los rincones de Perú", agregó.

El ex presidente peruano también criticó el pedido de renuncia presidencial que esta semana presentó el dirigente de los mineros ilegales, Víctor Chanduví, al actual mandatario, Ollanta Humala, por supuesta "incapacidad moral", tras denunciar que entregó cerca de un millón de dólares a su campaña electoral en 2011.

Para Toledo, existe una pretensión de desestabilizar al Gobierno democráticamente elegido", y "lo diría si fuera cualquier otro presidente".

El ex mandatario recordó que la democracia del país tiene 14 años y la sociedad peruana necesita "fortalecer la economía y las instituciones", para una mejor "gobernabilidad democrática".

En ese sentido, valoró que a partir de ahora los gobernadores regionales no puedan ser reelegidos de manera consecutiva en unas elecciones y sugirió que esa medida también se aplique para los congresistas.