Lima. Diversos sindicatos peruanos salieron este jueves a las calles de Lima de forma pacífica para celebrar el Día Internacional del Trabajo y reclamar mejoras laborales, así como un aumento del salario mínimo vital, establecido en 750 soles (US$266).

La presidenta de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), Carmela Sifuentes, encabezó un mitin en el centro de Lima para rendirle un homenaje a sus agremiados en su día y pidió que se ponga en la agenda del gobierno el aumento de la remuneración mínima.

"Nosotros hemos presentado propuestas sobre el salario mínimo. En algunos casos el gobierno dice 'no está en agenda' y en otros 'sí esta en agenda'. Nosotros decimos que siempre ha estado en agenda y que nos corresponde por ley, por justicia y por derecho", declaró a Efe Sifuentes.

Según la dirigente, el modelo económico actual considera a los trabajadores como "un costo laboral" y se quejó de los despidos que sufren quienes intentan organizar sindicatos dentro de las empresas.

"Lamentablemente hasta ahora no tenemos una ley general del trabajo, entre otras cosas", manifestó.

Para Sifuentes, "hay muy poco que celebrar" en esta fecha, pero sí consideró que es un momento para reflexionar sobre la situación de los trabajadores cuyos "derechos fundamentales" vienen siendo trasgredidos.

"Queremos que el gobierno abra la puerta a los trabajadores porque tenemos propuestas. Queremos que abra mesas de diálogo", aseveró.

Un grupo de afiliados de la Confederación de Trabajadores del Perú (CTP) también se manifestó en las calles de Lima a favor del incremento del sueldo mínimo y en rechazo a la ley del servicio civil, que establece un régimen laboral único y exclusivo para las personas que prestan servicios en las entidades del Estado, para que alcancen mayores niveles de eficacia y eficiencia.

La ley, promulgada en julio del año pasado, ha sido rechazada por un amplio sector de trabajadores estatales, que consideran que vulnera derechos como la estabilidad laboral, al establecer evaluaciones de desempeño.

Por otro lado, el sindicato de trabajadores del Seguro Social (Essalud) hizo un plantón frente al Ministerio de Trabajo por la reestructuración de la institución y por la salida de su actual directora, Virginia Baffigo, a quien consideran ineficiente.