El ex candidato presidencial afirmó este jueves que la Mesa de Unidad Democrática, que reúne a 29 partidos opositores, "entró en un proceso de debate y decisiones".

Henrique Capriles advirtió además que no debe descartarse una eventual fractura del sector.

Dentro de la MUD "hay diferentes visiones", admitió Capriles un día después de que Ramón Aveledo anunciara su renuncia como jefe de la coalición, como consecuencia de las divergencias cada vez más profundas entre los sectores moderados y los radicales de la alianza.

"En la Unidad hay diferentes visiones y la separación de Aveledo nos llama a decidir qué tipo de política queremos hacer", dijo Capriles durante un acto oficial en el estado Miranda, del que es gobernador.

"La Unidad entró en un proceso de debate y decisiones que ya está en marcha; más allá de definir quién va a sustituir al doctor Aveledo, no descartemos una reorganización y un reagrupamiento de las fuerzas", agregó, según informó su oficina de prensa en un comunicado.

Capriles sostuvo que "para poder ganar tiene que haber una unidad muy grande y sólida, no pegada con chicle", pero también subrayó que "donde hay democracia tiene que haber tolerancia y respeto".

"Yo no tengo por qué pensar igual que otro, eso es lo que estamos precisamente combatiendo en nuestro país; la imposición de pensamiento a la fuerza no puede pasar dentro de la unidad", indicó.

"Nosotros tenemos nuestro legítimo derecho de elegir el tipo de política que queremos hacer; el pensar distinto no puede ser objeto de descalificaciones e insultos, porque entonces somos iguales a lo que criticamos", remarcó.

Tanto Capriles como Aveledo pertenecen al mayoritario sector moderado de la MUD, opuesto al grupo de líderes que sostiene "La Salida", como se denomina la estrategia de reclamar en las calles la renuncia del presidente Nicolás Maduro.

Los jefes de "La Salida" -Lepoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma y Henrique Salas Römer- impulsaron las manifestaciones cotidianas que entre febrero y junio dejaron 42 muertos, 873 heridos y 3.306 detenidos, según datos oficiales.

Analistas venezolanos interpretaron como una señal política que Aveledo haya anunciado su renuncia en el municipio caraqueño El Hatillo, cuyo alcalde pertenece a Voluntad Popular (VP), el partido dirigido por López.

Paralelamente, partidos y dirigentes moderados y radicales dentro de la MUD coincidieron con la necesitad de un replanteo dentro de la coalición.

"Rechazamos los personalismos y las agendas paralelas; es hora de construir iniciativas que nos unan y no que nos separen; esto abre una nueva etapa de la Unidad, donde debemos redefinir la política", dijo Primero Justicia (PJ), el partido de Capriles, en un comunicado.

El dirigente de VP Freddy Guevara señaló que "este paso" dado por Aveledo "en pro de la reconstrucción de la MUD, no debe ser un cambio de nombre solamente", sino un cambio de fondo, concepto, organización, dirección, toma de decisiones y estrategia de la alianza".

En un comunicado, el partido de López también exhortó a los miembros de la MUD a "actuar con seriedad, sensatez y responsabilidad en la renovación de la alternativa democrática para canalizar así las exigencias y el descontento popular".

El presidente del partido socialcristiano Copei, Roberto Enríquez, declaró al sitio web Noticias24 que se sentía "orgulloso del esfuerzo" hecho por su correligionario Aveledo.

"Creo que ha hecho un gran esfuerzo para buscar el equilibrio, por mantener la unidad y creo que hoy está dando un paso que nos honra y espero que sea un latigazo a la conciencia de quienes nos han tenido en una vorágine de contradicciones, de rivalidades, en un momento tan dramático como el que está viviendo Venezuela", añadió Enríquez.

Las divergencias públicas en la MUD coinciden con un proceso similar en el oficialismo, que terminaba hoy su congreso nacional, en el que se ratificó el liderazgo de Maduro -criticado y puesto en duda semanas atrás por los ex ministros Jorge Giordani y Héctor Navarro, entre otros- y se debatía la política para enfrentar la severa crisis económica que vive el país.