Buenos Aires. El vicepresidente de Argentina y jefe del Senado, Julio Cobos, citó este lunes mediante avisos en periódicos a miembros de la Cámara alta para que se presenten a trabajar, una insólita medida tomada tras varios fallidos intentos del cuerpo por reunirse.

Senadores oficialistas, con la anuencia de algunos opositores, han impedido la conformación del quórum para que el cuerpo funcione y trate medidas clave como la confirmación en el cargo de la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, o discuta reformas de leyes impositivas.

Senadores opositores también quieren discutir la validez de un decreto presidencial que ordenó al Banco Central transferir reservas al Poder Ejecutivo para afrontar el pago de deudas, apuntando a su derogación.

"Por disposición del Sr. Presidente del Honorable Senado de la Nación, Ingeniero D. Julio César Cleto Cobos, cítese a sesión ordinaria del cuerpo para el próximo miércoles 14", indicó el aviso publicado el lunes en los principales periódicos de Argentina. "De no hacerlo (...) se les practicará un descuento de dieta de 20% por cada sesión en la que no estén presentes", agregó la nota firmada por el jefe administrativo del Senado.

La senadora oficialista Beatriz Rojkés de Alperovich criticó a Cobos por la decisión. "Nadie puede pretender que nosotros demos quórum para que afecte los intereses de nuestro propio Gobierno", explicó a una radio local.

La composición del Senado argentino está dividida en partes casi iguales entre oficialistas y opositores luego de que el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández perdiera el control del cuerpo en diciembre, y apenas ha podido sesionar una vez en lo que va del año.

En la mayoría de los casos, el principal impedimento para las sesiones fue la falta de acuerdo entre los senadores acerca de la agenda a tratar.

El vicepresidente Cobos, devenido en opositor de Fernández, es visto como uno de los principales contendientes de las elecciones presidenciales previstas para 2011.