Tres militares que departían en un bar y estaban de permiso de su guarnición, fueron asesinados por presuntos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Chaparral, Tolima, informaron fuentes oficiales.

El secretario de Gobierno del Tolima, Raúl Caballero, precisó a periodistas que, tras el triple asesinato, los atacantes huyeron hacia la zona rural de Chaparral.

Simultáneamente, dos artefactos de mediano poder estallaron en la misma localidad, pero no causaron daños ni víctimas, dijo también Caballero.

Para el director de Seguridad Ciudadana de la Policía colombiana, general Orlando Páez, la acción contra los militares en Chaparral fue cometida por rebeldes de las FARC.

Las fuentes no descartaron que la acción se corresponda con el denominado "plan pistola" de las FARC, el asesinato de uniformados en calles o lugares públicos, para crear desestabilización a pocos días de que asuma la jefatura del Estado el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

El triple asesinato se suma a la muerte de cinco uniformados más, cuatro policías y un soldado, el sábado en el municipio de Solita, del sureño y selvático departamento del Caquetá, atribuido también a guerrilleros de las Farc.