Berlín. El Tribunal Regional Superior (OLG) de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, dictaminó este jueves dejar en libertad con medidas cautelares al ex presidente catalán Carles Puigdemont y señaló que no ve admisible el delito de rebelión que le imputa la justicia española, sino solo el de malversación.

"El delito de alta traición (comparable en Alemania al de rebelión) no se cumplió porque no se aprecia la característica de 'violencia'", argumenta el comunicado emitido por el OLG en el que también se dicta para el líder soberanista libertad bajo fianza de 75.000 euros (US$91.745).

El escrito señala que para poder procesar a un acusado por "violencia" se requiere que la violencia ejercida contra terceros ejerza tal presión sobre el órgano constitucional que tenga capacidad para doblegar su voluntad. "Este no es el caso", agrega.

Con esta decisión, el OLG no cumple con la petición formulada dos días atrás por la Fiscalía general de Schleswig-Holstein que, tras examinar la euroorden emitida por el Tribunal Supremo español contra el político independentista, solicitaba a los jueces que no le concediesen la libertad alegando riesgo de fuga.

El fallo sienta como un jarro de agua fría en España, donde la justicia solicitaba la entrega del político en base al delito de rebelión que está penado hasta con 30 años de cárcel.

Además, el fallo del OLG sienta como un jarro de agua fría en España, donde la justicia solicitaba la entrega del político soberanista en base al delito de rebelión que está penado hasta con 30 años de cárcel.

El ex jefe del Gobierno de Cataluña, destituido en octubre por Madrid a raíz de la escalada de su proceso independentista, fue detenido el 25 de marzo en un área de servicio del norte de Alemania en virtud de una orden de arresto europea emitida dos días antes por el Tribunal Supremo español.

Madrid se abstiene de hacer valoraciones. El Gobierno español se ha mostrado convencido de que la Justicia de su país "adoptará las medidas más adecuadas" tras la decisión de los tribunales alemanes de dejar en libertad al expresidente catalán Carles Puigdemont "para velar por el cumplimiento de las leyes" españolas, según indicaron fuentes gubernamentales.

El Gobierno recalca que "desconoce los términos exactos en que se ha pronunciado el tribunal alemán y por lo tanto no puede hacer ninguna valoración". Asimismo, hace hincapié en que "nunca opina" sobre decisiones judiciales y "más aún" cuando se trata de decisiones de un tribunal de otro país. "La respeta siempre, cuando le gustan y cuando no", han indicado las fuentes.

En cualquier caso, confía en que la Justicia española adopte "las medidas más adecuadas ante estas nueva circunstancia para velar por el cumplimiento de las leyes".