Asunción. El tribunal electoral de Paraguay rechazó el miércoles un pedido de suspender el conteo oficial de los votos por parte de la alianza opositora Ganar, que quedó en segundo lugar en las elecciones presidenciales y no reconoce los resultados.

El organismo declaró como ganador al conservador Mario Abdo Benítez del gobernante Partido Colorado por 3,7 puntos porcentuales frente a su rival opositor Efraín Alegre, una vez finalizado el conteo preliminar la noche del domingo.

Pero Alegre cuestionó la veracidad del sistema de recuento rápido y dijo que tenía muestras de fraude. Cientos de manifestantes se congregaron en forma pacífica frente al edificio del tribunal la noche del martes para mostrar su descontento.

La resolución firmada por los tres ministros del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) denegó la solicitud de los apoderados de la alianza de detener el juzgamiento de las actas y ordenó que se cumpla con el cronograma establecido, explicó el asesor del organismo Luis Alberto Mauro.

La oposición denunció discrepancias entre los sufragios contabilizados en las actas del conteo rápido y en las revisadas en el juzgamiento. Alegre presentó 15 casos concretos.

"El TSJE piensa que no hay elementos para suspender. No hay suspensión, incluso se va a trabajar en toda la república los días sábado y domingo. Y mientras esto se estaba considerando tampoco hubo una interrupción", dijo Mauro a periodistas.

Alegre reiteró que su sector seguirá controlando los votos y no reconocerá la derrota hasta que culmine el juzgamiento de las actas en mayo. "Nos consideramos los vencedores morales de esta elección", dijo en una rueda de prensa en la sede de la coalición.

La oposición denunció discrepancias entre los sufragios contabilizados en las actas del conteo rápido y en las revisadas en el juzgamiento. Alegre presentó 15 casos concretos.

Según los resultados preliminares, Abdo ganó por unos 96.000 votos.

El nuevo presidente debe asumir el cargo el 15 de agosto.