Santo Domingo. El Tribunal Constitucional (TC) de República Dominicana ratificó esta semana el fondo de una sentencia que el año pasado fijó las condiciones para acceder a la nacionalidad de este país, pero que fue rechazada por organismos internacionales y por países como Haití, porque supuestamente viola los derechos de la comunidad haitiana radicada en territorio dominicano.

El alto tribunal confirmó que a los hijos de extranjeros en tránsito no les corresponde la nacionalidad dominicana como lo estableció su dictamen, y reafirmó que corresponde a la Junta Central Electoral (JCE) derivar a un tribunal la decisión de la validez o nulidad de la expedición de las actas de nacimiento que considere irregular.

Sin embargo, el TC estableció un plazo de 45 días para que la JCE, que no tiene potestad para retener los documentos cuando están bajo investigación, someta la declaración de nacimiento a la justicia para no dejarle al organismo la discrecionalidad sobre la fecha de cumplimiento del mandato.

El Tribunal Constitucional determinó en septiembre del 2013 que una mujer de ascendencia haitiana, Juliana Deguis Pierre, no puede ser dominicana porque nació de padres cuya condición de "extranjeros en tránsito" (sin residencia legal) la excluye de optar por ese derecho.

El fallo también dispuso establecer la validez o nulidad de las actas de nacimiento de los dominicanos de ascendencia haitiana, y ordenó realizar una auditoría de los registros de nacimiento desde 1929 a la fecha para identificar a todos los extranjeros inscritos en el registro civil.

La sentencia enfrentó primero a la sociedad dominicana entre los que la consideraron discriminatoria y los que destacaron su carácter reivindicativo de la soberanía nacional. Luego encontró el rechazo de Haití, que temió que la medida pudiera perjudicar a los dominicanos de ascendencia haitiana, y a miles de inmigrantes haitianos que viven en territorio dominicano.

La ratificación del dictamen se basa en dos nuevas sentencias dictadas el 26 y 30 de diciembre del año pasado y dadas a conocer hoy, mediante las cuales el Tribunal Constitucional anuló dos fallos de tribunales del este del país, sobre acciones de amparo sometidas por hijas de inmigrantes haitianos contra de la JCE, que se negó a expedirles cédula de identidad y electoral.

El TC, como se le conoce al organismo, determinó que las solicitudes de entrega de los documentos hechas por Yanelis Sego Basil y Jenny Emanier Previlma "dependerán de los resultados de la investigación en curso" que lleva a cabo el organismo electoral en cumplimiento de la primera sentencia.

República Dominicana ha dado garantías de que el dictamen se aplicará con estricto apego a los derechos de las personas que se sientan afectadas y "sobre la base de una genuina preocupación humanitaria".

Incluso este martes, el presidente dominicano Danilo Medina rechazó en Cuba que la sentencia sea "racista, discriminatoria o que viole los derechos humanos", en respuesta a cuestionamientos hechos por países del Caricom que participan en la 2ª Cumbre de la Comunidad de Estados Centroamericanos y Caribeños (Celac).

El año pasado, debido al dictamen, República Dominicana llamó a consulta a su representante en Puerto Príncipe en medio de un diálogo iniciado con la mediación de Venezuela, y Haití retiró a su embajador en Santo Domingo y logró que la Comunidad del Caribe (Caricom) suspendiera las negociaciones para la incorporación de los dominicanos en ese organismo.

La Primera Encuesta Nacional de Inmigrantes de República Dominicana (ENI-2012), cuyos resultados fueron dados a conocer en mayo de este año, señaló que del total de extranjeros residentes en el país 458.233 nacieron en Haití, equivalente al 87,3% de la población de inmigrantes radicados en territorio dominicano, mientras que los 66.399 restantes (12,7%) provienen de otros países.

Además, el estudio, realizado por la Oficina Nacional de Estadística con el apoyo técnico y financiero del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y la Unión Europea, agregó que en el país hay una significativa población de descendientes de extranjeros (244.151), sobre todo de padres haitianos (209.912).