CD Victoria, México. Tropas mexicanas se desplegaron este jueves en una zona cercana a la frontera con Estados Unidos en busca de los responsables de la peor masacre perpetrada en la cada vez más violenta guerra del narcotráfico.

Elementos fuertemente armados a bordo de vehículos blindados transitaban por localidades de la región fronteriza con Texas, mientras helicópteros realizaban sobrevuelos después del hallazgo el martes de 72 cadáveres en un rancho del norte del país.

A las víctimas, sobre las cuales hay versiones que indican que eran migrantes de Centroamérica y Sudamérica, les fueron atadas las manos y vendados los ojos antes de formarlas contra un muro y dispararles.

Fotografías mostraron cuerpos ensangrentados que yacían en el suelo en un rancho en el estado de Tamaulipas, que se ha convertido en escenario de algunos de los hechos más violentos del narcotráfico por la encarnizada lucha del cartel del Golfo con su escindido grupo, Los Zetas, por rutas y territorios.

Un sobreviviente de la masacre pidió ayuda a personal de la Marina que se encontraba en un puesto de control cercano al rancho en Tamaulipas.

Marinos acudieron al sitio y encontraron los cuerpos de 58 hombres y 14 mujeres tras un enfrentamiento con presuntos sicarios. En el tiroteo murieron tres presuntos delincuentes mientras que otro fue arrestado. Otros sospechosos escaparon.

Funcionarios dijeron que investigadores aún examinaban la escena y que no habían retirado los cadáveres del rancho.

Por su parte, funcionarios de la cancillería se encontraban el jueves en Tamaulipas junto con representantes de los consulados en México de Brasil, Ecuador, El Salvador y Honduras, en busca de identificar a las víctimas y determinar su lugar de origen.

Migrantes que buscan llegar a Estados Unidos son a menudo secuestrados y extorsionados por bandas del narcotráfico que operan en partes del norte de México y que buscan financiar sus actividades y reclutar sicarios.

Más de 28.000 personas han muerto por la violencia del narcotráfico desde que el presidente Felipe Calderón emprendió una guerra contra los cárteles tras asumir a finales del 2006.

Calderón ha advertido que podría haber más violencia.

Estalla granada en balneario. Mientras que la mayoría de los hechos sangrientos han ocurrido a miembros de bandas o fuerzas de seguridad, la violencia se expande a sitios que anteriormente fueron muy pacíficos.

Dieciséis personas resultaron heridas por el estallido de una granada de fragmentación en un bar en el balneario de Puerto Vallarta, en la costa del Pacífico, a la medianoche del miércoles, dijo la Procuraduría General de Justicia de Jalisco.

Dos de los heridos sufrieron amputaciones. Entre los heridos están cinco personas detenidas por la policía bajo sospecha de que fueron ellas mismas quienes llevaron el artefacto al bar.

Puerto Vallarta, en el estado occidental de Jalisco, es un popular destino de playa mexicano que recibe a miles de turistas extranjeros cada año.

De inmediato no hubo información sobre si algún turista extranjero se encontraba entre las cerca de 100 personas que estaban en el bar al momento del estallido.

La violencia en Jalisco ha aumentado desde que el Ejército dio muerte en julio al poderoso capo Ignacio "Nacho" Coronel, que controlaba el tráfico de drogas en el estado.