Amán. Tropas sirias atacaron este jueves la localidad de Deraa para intentar expulsar a los rebeldes de la ciudad fronteriza en la que el pasado mes de marzo comenzó el levantamiento contra el presidente sirio, Bashar el Asad, dijeron residentes y activistas de la oposición.

El ataque, al día siguiente de que Asad dijera que va a celebrar un referéndum y unas elecciones, sigue a una ofensiva contra los rebeldes en las ciudades de Hama y Homs, en un aparente intento de aplastar la revuelta.

La oferta del presidente de celebrar una consulta sobre una nueva constitución dentro de dos semanas que lleve a unas elecciones pluripartidistas en 90 días fue recibida con desdén por la oposición y Occidente.

Francia dijo que estaba negociando una nueva resolución del Consejo de Seguridad sobre Siria con Rusia, aliado de Asad y su principal suministrador de armas, y quiere crear pasillos humanitarios para aliviar la situación de los civiles que están atrapados en la violencia.

Un diario chino autorizado, en una aparente respuesta a las críticas a China y Rusia por vetar una resolución anterior que pedía a Asad que dejara el poder, dijo el jueves que la intromisión de las potencias extranjeras en Siria podría agitar un avispero, causando derramamiento de sangre e inestabilidad en la región.

Las autoridades sirias, que restringen fuertemente el acceso de la prensa al país, no hicieron declaraciones sobre las afirmaciones de nuevos ataques.

El comentario en el Diario del Pueblo, portavoz del Partido Comunista, llevaba la firma de un autor que suele ser utilizado para mostrar la postura del país en política exterior.

"La ecología política en Oriente Próximo es extremadamente frágil, una enmarañada red de miles de años de conflicto étnico y religioso", agregó.

El objetivo de Washington es instalar un gobierno favorable en Siria para contrarrestar la influencia de Irán en la región, añadió.

El ministerio chino de Asuntos Exteriores dijo posteriormente que el viceministro de Exteriores Zhai Jun visitará Siria el viernes y el sábado.

Las autoridades sirias, que restringen fuertemente el acceso de la prensa al país, no hicieron declaraciones sobre las afirmaciones de nuevos ataques.

Según vecinos, en Deraa, fronteriza con Jordania, se podía escuchar el sonigo de las explosiones y de las ametralladoras en los barrios atacados por las tropas gubernamentales.

"El bombardeo del Ejército comenzó alrededor del amanecer, y después de eso hubo intercambio de fuego", dijo a Reuters desde la ciudad Hussam Izzedine, miembro de la organización de derechos humanos Sawasiah. "Las manifestaciones se han reanudado y el Ejército de Siria Libre ha estado proporcionando la seguridad para las manifestaciones en algunas partes de la ciudad".