Amán. Al menos tres civiles murieron el lunes cuando las fuerzas de seguridad de Siria entraron en la población de Talbiseh, en la provincia de Homs, para eliminar la disidencia contra el Gobierno del partido Baath, informó el Observatorio Sirio para los Derechos humanos.

Las muertes elevaron a 14 el número de civiles fallecidos en la zona cercana a la ciudad de Homs, capital de la provincia, desde que tropas respaldadas por tanques sitiaron varias poblaciones en la región el domingo, dijo a Reuters el director del Observatorio, Rami Abdelrahman.

En Homs se han producido algunas de las mayores manifestaciones contra el presidente Bashar al-Assad desde que comenzaron las protestas en el sur del país en marzo, extendiéndose a todo Siria y planteando la mayor amenaza hasta la fecha al Gobierno de 11 años.

La dura represión de las protestas que está realizando el Ejército ha provocado condenas y sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea. Grupos humanitarios señalan que 1.000 civiles han sido asesinados y 10.000 arrestados.

Siria atribuye la violencia a grupos armados, islamistas y agitadores extranjeros, y afirma que más de 120 policías y soldados han sido muerto en los disturbios.

Talbiseh, situado 10 kilómetros al norte de Homs, y muchas otras localidades cercanas son los últimos centros de población que quedan por tomar en la operación del Ejército.

"Los ataques comenzaron a las cinco de la mañana, concentrándose en una colina en el centro de la población", dijo un testigo, un residente en Talbiseh que logró salir de la ciudad.

El testigo añadió que los heridos, algunos en estado crítico, fueron llevados a un centro cultural después de que las tropas y fuerzas de seguridad tomaran el control de la principal clínica de la ciudad, una táctica que el Ejército usa al ingresar a centros urbanos.

Es dificil confirmar de forma independiente los informes de testigos sobre la violencia en Siria, al igual que las cifras oficiales, debido a que el Gobierno impidió el acceso al país a la mayoría de la prensa internacional poco después del inicio de las protestas en marzo.