El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó este martes que Rusia interfirió en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 después de recibir fuertes críticas tras su cumbre con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Helsinki este lunes, informaron medios estadounidenses.

El mandatario dijo este martes en la Casa Blanca en Washington que acepta las informaciones al respecto de los servicios secretos estadounidenses, indicaron medios como Fox News y otros.

Trump dijo este martes que "se expresó mal" en la cumbre de Helsinki y aclaró que acepta "las conclusiones" de sus agencias de espionaje de que Rusia interfirió en las elecciones de 2016, tras la ola de críticas recibida por desautorizarlas ante su homólogo ruso, Vladimir Putin.

"Me expresé mal (...) Quise decir que no veo razón por la que Rusia no estuviese detrás" de la injerencia en las elecciones presidenciales de 2016, indicó Trump en unas declaraciones en la Casa Blanca. 

Al hacer estas declaraciones, Trump puso en entredicho públicamente la evaluación de sus propios servicios secretos y autoridades investigativas, que consideran probada la injerencia rusa.

Durante la rueda de prensa en Helsinki del lunes, Putin negó cualquier intervención de Rusia en las elecciones de 2016, que ganó Trump. El mandatario estadounidense evitó contradecir al presidente ruso y dejó entrever que confía más en su palabra que en la de los servicios secretos estadounidenses, que están seguros de que hubo injerencia rusa. "Tengo una gran confianza en mis servicios secretos. Pero les diré que el presidente Putin fue hoy extremadamente firme y enérgico en su desmentido", dijo Trump en la ciudad europea, despertando una gran oleada de críticas en Estados Unidos.

Al hacer estas declaraciones, Trump puso en entredicho públicamente la evaluación de sus propios servicios secretos y autoridades investigativas, que consideran probada la injerencia rusa.

Trump incluso corresponsabilizó a Estados Unidos y las investigaciones de su propio Departamento de Justicia sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016 de la mala relación con Moscú, y describió las investigaciones sobre la injerencia rusa como "caza de brujas". Estas declaraciones le valieron a Trump fuertes críticas tanto de los republicanos gobernantes como de los demócratas opositores en su país.