El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el viernes que ordenó “ataques de precisión” sobre Siria como represalia por el presunto uso de gas venenoso que dejó al menos 60 personas muertas el 7 de abril en la ciudad de Douma.

“Hace poco tiempo, ordené a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos lanzar ataques de precisión contra blancos asociados con las capacidades de armas químicas del dictador sirio Bashar al-Assad”, dijo Trump en un discurso transmitido por televisión desde la Casa Blanca.

La primera ministra británica, Theresa May, dice que "no había alternativa" al uso de la fuerza en Siria mientras anuncia el apoyo de Francia y Gran Bretaña al ataque que Estados Unidos está lanzando.

May, dijo que autorizó a las fuerzas armas de Reino Unido “a realizar ataques coordinados y enfocados para deteriorar la capacidad de armas químicas del régimen de Siria”. Describió la maniobra como “un ataque limitado y enfocado” que busca minimizar las bajas civiles y que la acción militar no busca intervenir en la guerra civil en Siria ni cambiar al gobierno, agregó.

En un comunicado casi simultáneo, el presidente francés, Emmanuel Macron, confirmó que ha ordenado a las Fuerzas Armadas de su país intervenir en Siria junto a Reino Unido y Estados Unidos porque "no podemos tolerar la banalización del uso de armas químicas". Macron subrayó que el ataque "está circunscrito a las capacidades del régimen sirio que permiten la producción y el empleo de armas químicas" y explicó que el Parlamento francés será informado de la ofensiva y se abrirá un debate parlamentario, como estipula la Constitución.

El presidente estadounidense criticó duramente a Rusia e Irán, que han apoyado al Gobierno de Assad. “A Irán y a Rusia, les pregunto: ¿Qué tipo de país quiere estar asociado con un asesino en masa de hombres, mujeres y niños inocentes?”. Donald Trump.

Medios internacionales informaron de fuertes explosiones en Damasco -capital de Siria- mientras el régimen de Damasco informó que procedió a contratacar objetivos militares estadounidenses y franceses mediante baterias anti aéreas y misiles en vista del ataque que recibía el país. 

Aunque el propio Trump no se refirió a Siria el viernes antes de su discurso, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dijo este mismo viernes que Washington estimaba que las fuerzas de Assad usaron armas químicas al menos 50 veces durante el conflicto sirio de siete años.

Al menos seis explosiones en Damasco. Un funcionario estadounidense afirmó a Reuters que los ataques apuntaban a varios objetivos e involucraban misiles crucero Tomahawk.

Al menos seis explosiones fuertes se escucharon en Damasco en las primeras horas del sábado y columnas de humo se levantaban sobre la capital siria, dijo un testigo Reuters.

Un segundo testigo contó que el distrito Barzah de Damasco fue golpeado por los ataques. En Barzah se encuentra un importante centro de investigación científica de Siria.

Al hablar sobre Assad y su presunto rol en el ataque con armas químicas de la semana pasada, Trump dijo: “Estas no son las acciones de un hombre. Al contrario, son crímenes de un monstruo”.

“El propósito de nuestras acciones esta noche es establecer un fuerte elemento de disuasión contra la producción, distribución y uso de armas químicas”, afirmó Trump.

El presidente estadounidense criticó duramente a Rusia e Irán, que han apoyado al Gobierno de Assad. “A Irán y a Rusia, les pregunto: ¿Qué tipo de país quiere estar asociado con un asesino en masa de hombres, mujeres y niños inocentes?”.

Rusia, el Gobierno sirio y otros aliados como Irán dicen que los reportes sobre el ataque fueron inventados por rebeldes y rescatistas en Douma y acusaron a Estados Unidos de intentar usarlo como pretexto para emprender acciones contra el Gobierno.

* Con información de Reuters y CNN.