Ford Motor Co., criticada por el precandidato a la presidencia Donald Trump por producir fuera de Estados Unidos, anunció el martes una inversión de US$1.600 millones para fabricar autos compactos en el centro de México a partir de 2018.

Trump calificó la millonaria inversión como "una desgracia absoluta".

"Estas transacciones ridículas, que aniquilan empleos, no ocurrirán cuando sea presidente", dijo Trump en un comunicado.

La armadora no ofreció de inmediato comentarios sobre las declaraciones del republicano.

La empresa realizó el anuncio mientras Trump, el senador Ted Cruz de Texas y el gobernador de Ohio, John Kasich, compiten en una elección primaria en Wisconsin, considerada como crucial en la carrera por ganar la candidatura republicana para los comicios presidenciales de Estados Unidos, en noviembre.

La promesa de Trump de levantar el muro en la frontera sur de Estados Unidos ha sido una piedra angular de su campaña, parte de su plataforma de atacar a la inmigración ilegal en Estados Unidos.

Trump, quien ha criticado a empresas estadounidenses por mandar empleos a México, ha mencionado a Ford en algunos de sus comentarios más agresivos. No obstante, datos muestran que Ford fabrica menos autos y emplea menos trabajadores en México que sus rivales en Detroit, General Motors y la unidad de Fiat Chrysler Automobiles.

Muro. Las declaraciones de Trump coinciden con la publicación de un memorandode dos páginas divulgado el martes, en la que la campaña de Trump dijo que si el empresario es elegido presidente en noviembre modificará una norma dentro de una ley antiterrorismo para cortar los envíos de dinero a México, a menos que ese país realice un pago único de entre US$5.000 millones a US$10.000 millones por el muro.

"Es una decisión sencilla para México", dijo su campaña en el memorando, fechado el 31 de marzo. Representantes del Gobierno mexicano no respondieron de inmediato a pedidos por declaraciones.

La promesa de Trump de levantar el muro en la frontera sur de Estados Unidos ha sido una piedra angular de su campaña, parte de su plataforma de atacar a la inmigración ilegal en Estados Unidos.

En el memo, la campaña del empresario dijo que además apuntaría a las visas, ya fuera cancelándolas o con la aplicación de cobros más altos para los mexicanos que visiten Estados Unidos.

México rechaza tajantemente pagar por el muro. No está claro cuál sería el costo y un proyecto semejante estaría plagado de obstáculos legales y políticos.