California. El Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó al estado de California por tres leyes que asegura impiden que las autoridades de inmigración federal deporten a criminales nacidos en el extranjero.

Las llamadas "leyes santuario", aprobadas el año pasado, infringen la Constitución del país, afirma el Departamento en su presentación ante una corte federal en Sacramento, la capital del estado, que publica el "New York Times".

Una de las normas prohíbe que los empleados privados cooperen de forma voluntaria con las autoridades de inmigración federal, mientras que otra permite que los funcionarios estatales, bajo supervisión del fiscal general de California, inspeccionen los centros de detención federales de inmigrantes.

"Constitución sobre leyes estatales”. La tercera impide que las fuerzas del orden locales informen a las de inmigración federal cuando un inmigrante ilegal va a ser liberado tras una detención. La demanda del Gobierno de Washington subraya que la Constitución está por encima de las leyes estatales.

El fiscal general Jeff Sessions ha dado prioridad a la lucha contra la inmigración ilegal desde que asumió el cargo al frente de Justicia en febrero del año pasado.

Este 7 de marzo, Sessions debatirá la demanda en un evento ante representantes legales en Sacramento.

"El Departamento de Justicia y la Administración (de Donald) Trump combatirán estas políticas injustas e inconstitucionales que les han sido impuestas a ustedes", señalará Sessions. "Y pienso que vamos a ganar", añadirá según el discurso al que tuvo acceso el "Times".