El presidente de EE.UU., Donald Trump, despidió al director del Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey, informó este martes (09.05.2017) su portavoz, Sean Spicer, en un comunicado.

"El FBI es una de nuestras instituciones más estimadas y respetadas de nuestra nación y hoy marca un nuevo comienzo para nuestra joya de la corona de las fuerzas del orden", afirmó Trump en la nota oficial.

El portavoz de la Casa Blanca indicó que Trump "actuó basándose en las recomendaciones claras del vicefiscal general, Rod Rosenstein, y el fiscal general, Jeff Sessions", y señaló que "la búsqueda de un nuevo director del FBI empezará inmediatamente".

La medida sorprendió a Washington y sembró sospechas entre los demócratas y otros de que la Casa Blanca está tratando de frustrar la investigación del FBI que involucra a Moscú.

Algunos demócratas compararon la medida de Trump con la "Masacre del Sábado por la Noche" de 1973, en la cual el presidente Richard Nixon despidió a un fiscal especial independiente que investigaba el escándalo de Watergate.

Algunos demócratas compararon la medida de Trump con la "Masacre del Sábado por la Noche" de 1973, en la cual el presidente Richard Nixon despidió a un fiscal especial independiente que investigaba el escándalo de Watergate.

Funcionarios de la Casa Blanca negaron las acusaciones de que hubo algún motivo político en la decisión de Trump, que asumió el cargo el 20 de enero.

Pero el líder de los demócratas del Senado, Chuck Schumer, dijo que habló con Trump y le expresó que estaba "cometiendo un gran error" al despedir a Comey, y agregó que el presidente no le ofreció una "respuesta real".

Una investigación independiente sobre el papel de Moscú en las elecciones "ahora es la única manera de restablecer la fe del pueblo estadounidense", dijo Schumer.

El senador Richard Burr, presidente republicano de la Comisión de Inteligencia del Senado, que supervisa su propia investigación sobre la interferencia rusa durante las elecciones, dijo en un comunicado que estaba preocupado por el momento de la destitución de Comey.

El senador Richard Burr, presidente republicano de la Comisión de Inteligencia del Senado, que supervisa su propia investigación sobre la interferencia rusa durante las elecciones, dijo en un comunicado que estaba preocupado por el momento de la destitución de Comey.

"Su despido, creo, es una pérdida para el Buró y la nación", dijo Burr.

Las agencias de inteligencia estadounidenses concluyeron en un reporte de enero que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó un esfuerzo para interferir las elecciones del 2016, con el objetivo de ayudar a Trump.

CNN reportó el martes por la noche que fiscales federales emitieron citaciones de un gran jurado para el ex consejero de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, a fin de obtener sus registros de negocios como parte de la investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones.

Moscú ha desmentido en repetidas ocasiones cualquier intromisión en las elecciones estadounidenses y el Gobierno de Trump niega las acusaciones de colusión con Rusia. 

"Usted no es capaz de liderar eficazmente". El propio presidente envió este martes una carta a Comey, difundida por varios medios estadounidenses, en la que le informa sobre su despido "con efecto inmediato".

"Aunque aprecio enormemente que usted me informara, en tres ocasiones distintas, de que no estoy bajo investigación, aún así estoy de acuerdo con la conclusión del Departamento de Justicia de que usted no es capaz de liderar eficazmente el Buró", dice Trump en la misiva, en una aparente referencia a la pesquisa del FBI sobre los lazos entre Rusia y la campaña electoral del actual mandatario.

"Es esencial que encontremos un nuevo líder para el FBI que restaure la confianza del público en su vital misión de aplicación de la ley", agrega Trump en la misiva.

La separación del cargo de Corney se produjo después de conocerse hoy que éste aseguró ante el Congreso de EE.UU. la semana pasada, de manera errónea, que Huma Abedin, antigua asesora de la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, había reenviado cientos y miles de correos electrónicos a la computadora portátil de su esposo, algo que, de hecho, no ocurrió.

Culpan a Corney de la derrota de Clinton. De acuerdo con varios medios estadounidenses, los correos electrónicos de Clinton fueron enviados a la computadora del esposo de Abedin, el que fuera representante por Nueva York Anthony Weiner, a través de un sistema de respaldo del teléfono móvil de la asesora, según indicaron funcionarios conocedores de los hechos.

Comey le dijo a los legisladores que los correos electrónicos de Clinton que contenían información clasificada fueron "de alguna manera" enviados a Weiner por su esposa, Abedin.

Los correos electrónicos no fueron marcados como clasificados, aunque el FBI más tarde encontró información clasificada contenida en algunos de los mensajes recuperados de la computadora portátil de Weiner.

Algunos demócratas y la propia Clinton han culpado a Comey de su derrota en los comicios por volver a elevar dudas sobre su manejo de la información a pocos días de la cita electoral del 8 de noviembre, en la que se impuso el republicano Donald Trump.

* Con información de DW y Reuters.