Washington. El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo este jueves que una posible ofensiva militar contra Siria podría ocurrir "muy pronto o para nada pronto".

"Nunca dije cuándo se llevaría a cabo un ataque contra Siria", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Trump había advertido este miércoles a Rusia de una respuesta militar inminente a un supuesto ataque químico en Siria, asegurando que "estarán llegando" misiles.

Sin embargo, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, desmintió este miércoles la inminencia de un ataque militar contra el Gobierno del presidente sirio Bashar Al Assad.

"Seguro que es una opción, pero no es la única, existen otras opciones sobre la mesa", aseguró Sanders durante una rueda de prensa.

Insistió en que el mandatario de Estados Unidos, está aún valorando algunas de las "otras opciones" que tiene a su disposición.

"Seguro que es una opción, pero no es la única, existen otras opciones sobre la mesa", aseguró Sanders durante una rueda de prensa.

La vocera agregó que en primer lugar se desarrollarán conversaciones con Israel, Arabia Saudita, Francia y Reino Unido.

Explicó que no se ha fijado un cronograma de acción. La mañana de este miércoles Trump se reunió con sus asesores de Seguridad para estudiar todas las "posibilidades”.

El pasado lunes, Trump dijo que se tomaría entre 24 y 48 horas para tomar una decisión sobre una posible respuesta militar a Siria por el ataque químico que presuntamente ejecutaron fuerzas próximas al gobierno contra la población de Duma, en el que fallecieron al menos 43 personas.

A pesar de que este plazo ya se ha cumplido, Sanders aseguró que el presidente no ha establecido "una ventana de tiempo" concreta.

Sanders insistió en señalar a Rusia como responsable del ataque en Duma, por no haber logrado evitar que el régimen sirio ejecutara este "atroz" ataque, tal y como lo ha calificado el presidente.

"Ciertamente creemos que (Rusia) ha demostrado ser un mal actor", sostuvo Sanders, quien suscribió las palabras del presidente estadounidense al considerar que la relación entre Washington y Moscú está en sus horas "más bajas".

Cuestionada sobre si la casa Blanca considera que el Kremlin se ha convertido en un enemigo de Estados Unidos, Sanders se limitó a decir: "Eso es algo en lo que Rusia tiene un papel que jugar".

*Con información de Reuters y DW.