Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el miércoles que está dispuesto a entrevistarse con el fiscal especial Robert Mueller como parte de la actual investigación sobre la presunta intervención de Rusia y que parece estar avanzando hacia el círculo cercano del presidente.

     "Lo estoy deseando", respondió Trump a la prensa cuando se le preguntó si hablaría con Mueller. "Lo haría bajo juramento", afirmó.

     Mueller está investigando la supuesta injerencia rusa en la campaña de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos y la posible colusión entre el equipo de Trump y Moscú.

     Al parecer, el equipo del fiscal especial también está evaluando cualquier intento de Trump de obstaculizar la investigación.

     "No ha habido colusión en absoluto", insistió Trump, quien negó además la existencia de obstrucciones.

Sessions, que desde el principio apoyó la candidatura presidencial de Trump, ha atraído la atención por sus contactos con Rusia durante la campaña presidencial y por su papel en el despido de Comey por parte de Trump.

     Trump ha negado reiteradamente las acusaciones de colusión entre su campaña y Rusia y ha descrito la investigación sobre Rusia como un "engaño" o una "cacería de brujas".

     "Se contraataca", señaló el miércoles, y esa respuesta fue considerada como "obstrucción".

     El presidente explicó que espera que su conversación con Mueller tenga lugar en dos o tres semanas, aunque su presencia dependerá del consejo de sus abogados. "Pero me encantaría hacerlo", dijo.

     La situación se intensifica. Desde su nombramiento luego de que Trump destituyó a James Comey, el ex director del Buró Federal de Investigación (FBI), Mueller ha investigado a cuatro ex miembros del equipo de campaña de Trump, dos de los cuales se declararon culpables, una señal de que la investigación se acerca al círculo de allegados de Trump.

     El martes, el Departamento de Justicia confirmó que la semana pasada el procurador general estadounidense, Jeff Sessions, fue entrevistado durante varias horas por la oficina de Mueller, en el primer interrogatorio a un integrante del gabinete de Trump.

     Sessions, que desde el principio apoyó la candidatura presidencial de Trump, ha atraído la atención por sus contactos con Rusia durante la campaña presidencial y por su papel en el despido de Comey por parte de Trump.

     El presidente afirmó el martes que no había hablado con Sessions sobre el contenido de la declaración. "No me preocupa en absoluto", recalcó.

     Comey al parecer también ha sido cuestionado por el fiscal especial.

     El periódico "The Washington Post" informó el martes que Mueller específicamente quería interrogar a Trump en las próximas semanas respecto a sus decisiones de separar del cargo a Comey y al asesor en seguridad nacional Michael Flynn.

     Flynn se declaró culpable de mentir al FBI acerca de sus contactos con el ex embajador ruso en Estados Unidos, y está cooperando en la investigación de Mueller.

     Comey ha expresado públicamente que Trump le pidió suspender las pesquisas sobre Flynn.

     Donald Trump Jr., junto con Jared Kushner, yerno de Trump e importante asesor de la Casa Blanca, y el ex director de la campaña de Trump, Paul Manafort, han sido vinculados en repetidas ocasiones con una reunión entre ellos y un abogado ruso con la esperanza de obtener "información perjudicial" sobre la entonces oponente de Trump, la candidata presidencial Demócrata Hillary Clinton.

     A la reunión, que se llevó a cabo el 9 de junio de 2016 en la Torre Trump de Nueva York, también asistieron un agente de intermediación estadounidense nacido en Rusia, un alto ejecutivo de un desarrollador inmobiliario de Rusia, un traductor y un publicista musical británico que propuso y posteriormente organizó la reunión con Trump Jr. a través de correos electrónicos.