Detroit. El aspirante a la nominación presidencial republicana Donald Trump ganó este martes en Michigan y Misisipi, dejado atrás una semana de ataques de los dirigentes del partido y consolidando su estatus de favorito en las primarias del conglomerado opositor de Estados Unidos.

Las sólidas victorias de Trump sobre el gobernador de Ohio John Kasich, el senador por Texas Ted Cruz y el senador por Florida Marco Rubio aumentan la presión sobre las fuerzas que se oponen al magnate al interior del partido, que buscan detener su avance hacia la nominación de cara a varias votaciones clave la próxima semana.

Los resultados fueron un revés para Kasich, que esperaba obtener un triunfo sorpresa en Michigan, y Rubio, el favorito de la elite republicana, que quedó muy a la zaga en Michigan y Misisipi y tenía pocas posibilidades de conquistar delegados en cualquiera de esos estados.

Cruz, cuyas victorias recientes lo han posicionado como la alternativa principal frente a Trump, ganó la primaria del partido en Idaho. Los republicanos también realizaban votaciones de primarias el martes en Hawái.

El triunfo en Michigan, el mayor premio de la noche, da un impulso a Trump de cara a la decisiva la votación del 15 de marzo, cuando se elegirán los delegados en los poderosos estados de Ohio, Florida, Illinois, Misuri y Carolina del Norte.

Las primarias republicanas en Florida y Ohio otorgan todos los delegados del estado al ganador. Si Trump, de 69 años, se impone en esos estados y gana delegados en otras primarias la próxima semana, podría sacar de la carrera a Rubio y Kasich y complicar las opciones de Cruz de alcanzarlo.

Muchos republicanos han sido ofendidos por las declaraciones de Trump sobre los musulmanes, los inmigrantes y las mujeres y se han alarmado por sus amenazas a los acuerdos comerciales internacionales.

Trump dijo el martes que no ha reunido un equipo de política exterior, pese a que había dicho que tendría uno antes de febrero, y rechazó las críticas de que sus declaraciones serían perjudiciales para los intereses estadounidenses.

En la carrera demócrata, Bernie Sanders venció por un estrecho margen a la favorita Hillary Clinton en las primarias de Michigan, lo que da un nuevo impulso a su campaña. Clinton ganó en Misisipi, pero la victoria de Sanders probablemente garantizará una lucha prolongada por la nominación.