Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que si se le abre un juicio político por las acusaciones de su ex abogado Michael Cohen -quien se declaró culpable por el cargo de de violación de las leyes de financiamiento electoral- "los mercados se hundirían".

En una entrevista en Fox News, Trump afirmó que en caso de ser censurado, "los mercados (financieros) se hundirían (...) Se verían números que no creerían en retroceso. Creo que todo el mundo sería más pobre".

En la entrevista, el presidente dijo que se enteró de los pagos realizados por Cohen “después” pero no dio más detalles.

El presidente ha insistido en que le pagó a Cohen con fondos personales y que los desembolsos no estaban destinados a beneficiar su campaña, sino a resolver un asunto personal.

El mandatario había respondido este miércoles a través de Twitter, diciendo que las violaciones al financiamiento de campaña de las que Cohen se declaró culpable en un tribunal federal “no fueron un delito”. El mandatario comentó el asunto sin ofrecer ninguna evidencia.

El presidente ha insistido en que le pagó a Cohen con fondos personales y que los desembolsos no estaban destinados a beneficiar su campaña, sino a resolver un asunto personal.

En otro tuit, Trump señaló: “Si alguien está buscando un buen abogado, le sugiero encarecidamente que no contrate los servicios de Michael Cohen”.

También la Casa Blanca atacó con fuerza las sugerencias de que un acuerdo de culpabilidad alcanzado por Michael Cohen, el ex abogado de Donald Trump, implica al mandatario republicano en un delito.

“Como ha dicho el presidente, hemos declarado muchas veces que no hizo nada incorrecto. No hay cargos en su contra”, dijo la secretaria de prensa Sarah Sanders en un encuentro con periodistas en la Casa Blanca. “El hecho de que Michael Cohen haya llegado a un acuerdo no significa que implique al presidente en nada”.

El abogado de 51 años se declaró culpable de ocho cargos que incluyen evasión de impuestos, fraude bancario y violaciones de normas de financiamiento de campaña, y dijo que había actuado según órdenes de Trump.

En entrevistas televisivas este miércoles, el abogado de Cohen, Lanny Davis, dijo que su defendido no aceptaría un indulto presidencial si Trump se lo ofrecía, porque no quería ser parte de lo que considera un abuso del mandatario de su poder de clemencia. “No quiere nada de Donald Trump”, sostuvo a la cadena MSNBC.

Davis agregó que Cohen también tenía información que sería de interés para el fiscal especial Robert Mueller, que está investigando la campaña presidencial estadounidense del 2016.

Cohen se declaró culpable este martes a la misma hora en que un jurado federal en Virginia condenó al exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, por ocho cargos en un juicio por fraude financiero en Virginia derivado de la investigación federal sobre la intromisión rusa en los comicios del 2016 y la posible coordinación con la campaña republicana.

La pesquisa judicial de Mueller es una sombra sobre la presidencia de Trump desde hace más de un año. Rusia ha negado los hallazgos de la comunidad de inteligencia estadounidense de que interfirió en las elecciones con el objetivo de impulsar al republicano y obstaculizar a su rival demócrata, Hillary Clinton.

Trump ha negado toda connivencia con Moscú y ha calificado repetidamente la investigación de Mueller como una cacería de brujas. Un gran jurado de Estados Unidos acusó formalmente a 12 oficiales de inteligencia rusos de piratear las redes informáticas de la campaña de Clinton y el Partido Demócrata.

En un tuit matutino, Trump dijo: “Me siento muy mal por Paul Manafort y su maravillosa familia. La ‘Justicia’ tomó un caso fiscal de hace 12 años, entre otras cosas, aplicó una tremenda presión sobre él y, a diferencia de Michael Cohen, él se negó a ‘quebrarse’ - inventar historias para obtener un ‘trato’. ¡Gran respeto a un hombre valiente!”.

Las declaraciones de culpabilidad de Cohen y Manafort aumentan la presión política sobre Trump y sus colegas republicanos antes de las elecciones legislativas de noviembre, en las que los demócratas buscan recuperar el control del Congreso.

*Con información de Reuters.