Washington.  El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló su primer viaje oficial a Latinoamérica esta semana para centrarse en la respuesta a un presunto ataque con armas químicas en Siria, dijo este martes la Casa Blanca.

Trump tenía previsto llegar a Perú este viernes para participar en la Cumbre de las Américas en Lima y luego visitar Colombia. Se temía que el viaje sería tenso e incómodo debido a los reiterados comentarios de Trump sobre la región en materia de inmigración, narcóticos y comercio.

Sus planes de viaje cambiaron después de un ataque el sábado en la ciudad siria de Douma que provocó la muerte de al menos a 60 personas e hirió a más de 1.000. Trump prometió tomar una decisión rápida.

"A petición del presidente, el vicepresidente Mike Pence viajará en su lugar. El presidente permanecerá en Estados Unidos para supervisar la respuesta estadounidense a Siria y monitorizar el desarrollo de eventos en el mundo", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en una declaración.

Este será el segundo viaje a la región para el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence. Se reunió con líderes en Colombia, Argentina y Panamá en agosto pasado.

El año pasado, Washington bombardeó una base aérea del gobierno sirio tras un ataque con armas químicas. Siria y Rusia han negado que hubo un ataque con armas químicas y han propuesto inspecciones internacionales.

El presidente estadounidense prometió este lunes responder "contundentemente" al presunto ataque químico registrado en Siria, del que responsabilizó al Gobierno de Bachar al Asad y dijo que tomará una decisión en las próximas horas sobre cuál es esa represalia.

Este será el segundo viaje a la región para el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence. Se reunió con líderes en Colombia, Argentina y Panamá en agosto pasado.

Pence, con foco en Venezuela y Economía. Pence irá a Lima y participará en la Cumbre de las Américas, pero no viajará a Bogotá como estaba previsto originalmente. Ante el cambio, solicitó una reunión con el mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, al margen del encuentro continental.

El vicepresidente planea promover políticas destinadas a fortalecer la economía de Estados Unidos y seguirá trabajando con los aliados latinoamericanos para presionar al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, a realizar reformas democráticas antes de las elecciones del próximo mes que han sido calificadas como una farsa por la oposición y líderes regionales.

Para Richard Feinberg, de la Universidad de California y quien lideró la política hacia América Latina en la Casa Blanca en el gobierno de Bill Clinton, el cambio de planes representa un "abandono impactante del liderazgo estadounidense en nuestro hemisferio". Agregó que deja a Trump como alguien temeroso de enfrentar las consecuencias de su retórica hacia la región.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú y la oficina del presidente Martín Vizcarra no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Francisco Belaúnde, exdiplomático peruano y analista en temas internacionales, opinó que "ahora no habrá nadie que ocupará el papel de estrella en la Cumbre, ninguno es tan polémico, ninguno genera tanta expectativa como Trump y Maduro".

Por su parte, Ana Quintana, analista de la conservadora Heritage Foundation, consideró que Trump tomó la decisión correcta de centrarse en Siria. Pence "expandirá la coalición regional contra la dictadura en Venezuela y demostrará por qué Estados Unidos debe seguir siendo el socio económico preferido de América Latina", argumentó.

* Con información de Reuters y DW.