El presidente Donald Trump tiene decidido cesar a su asesor de seguridad nacional, el general Herbert Raymond McMaster, en medio de rumores de otros cambios inminentes en el Ejecutivo, según indicó este jueves (15.03.2018) el diario estadounidense The Washington Post.

El rotativo aseguró, citando a cinco fuentes de la Casa Blanca, que Trump está a la búsqueda de reemplazos para McMaster, con el que nunca se ha entendido, y que solo quiere que su alejamiento sea lo menos humillante posible.

El diario New York Times había reportado previamente en términos similares, añadiendo el nombre del jefe de Gabinete y exgeneral John Kelly como posible sucesor.

Desde hace semanas se especula con el alejamiento de McMaster, un general de tres estrellas de 55 años altamente condecorado, que fue convocado al cargo luego de que su antecesor Michael Flynn -también exgeneral y muy estimado por Trump- se viera obligado a dimitir en febrero de 2017.

Otros en la cuerda floja según medios locales son los secretarios de Vivienda, Ben Carson, el de Interior, Ryan Zinke; y el director de la Agencia de Protección del Medio Ambiente, Scott Pruitt.

De confirmarse, la salida de McMaster llegaría después del cese de Rex Tillerson esta semana como secretario de Estado.

Además, según The Washington Post, podría no ser la única, ya que Trump se está planteando sacudir el Gobierno con reemplazos que podrían afectar a otros puestos ministeriales como el de Tillerson.

A principios de semana los rumores colocaban al actual secretario de Energía, Rick Perry, como reemplazo del secretario de Asuntos de los Veteranos, David Shulkin.

Asimismo, hace semanas que se habla de la salida del jefe de gabinete, John Kelly.

Otros en la cuerda floja según medios locales son los secretarios de Vivienda, Ben Carson, el de Interior, Ryan Zinke; y el director de la Agencia de Protección del Medio Ambiente, Scott Pruitt; todos ellos salpicados por pequeños escándalos de despilfarro de dinero público.

Completa la lista el fiscal general, Jeff Sessions, que mantiene una difícil relación con Trump desde hace ya un año por su papel en la investigación sobre la trama rusa.