Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó este martes a los legisladores a hallar una solución bipartidista que proteja de la deportación a miles de inmigrantes jóvenes indocumentados, pero reiteró su exigencia de que cualquier acuerdo incluya financiación para un muro fronterizo con México.

En un encuentro en la Casa Blanca con legisladores republicanos y demócratas, Trump dijo que firmará cualquier ley que ofrezca protección a los jóvenes inmigrantes conocidos como “Dreamers” (“Soñadores”), siempre y cuando obtenga las protecciones en seguridad fronteriza que busca.

“Si no tienen el muro no tienen seguridad”, comentó Trump a los legisladores. “Chicos, van a tener que encontrar una solución, y si lo hacen, yo firmaré esa solución”, agregó.

Muchos de los “Dreamers” proceden de México y Centroamérica y han pasado la mayor parte de su vida en Estados Unidos, donde se han integrado en la sociedad.

El mandatario y sus correligionarios republicanos, que controlan el Congreso, no han sido capaces de alcanzar un acuerdo con los demócratas para resolver el estatus de unos 700.000 inmigrantes cuya protección de una potencial deportación según la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) acaba a principios de marzo.

Presionados por grupos de inmigrantes antes de las elecciones congresionales de medio término de noviembre, los demócratas son reacios a ceder terreno ante Trump en el asunto del muro, una de las principales promesas del mandatario durante la campaña electoral de 2016.

Las negociaciones migratorias forman parte de una serie más amplia de conversaciones sobre asuntos que van desde la financiación del Gobierno federal hasta la renovación del programa de seguro de salud infantil y la entrega de ayuda adicional para la reconstrucción a los territorios y estados afectados por los huracanes e incendios forestales en 2017.

Los principales líderes congresionales no asistieron al encuentro, que duró una hora. En su lugar, la lista de invitados incluyó a legisladores de ambos partidos implicados en el debate migratorio, como los senadores republicanos John Cornyn de Texas y Tom Cotton de Arkansas, y el demócrata Dick Durbin de Illinois.

Muchos de los “Dreamers” proceden de México y Centroamérica y han pasado la mayor parte de su vida en Estados Unidos, donde se han integrado en la sociedad. Trump puso en duda su futuro a principios de septiembre, cuando anunció el fin del programa DACA de su predecesor, Barack Obama, que les permitía vivir y trabajar legalmente de forma temporal.