Washigton.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó que US$25 millones destinados a la salud de palestinos en Jerusalén Oriental sean dirigidos a otros fines, como parte de una revisión de la ayuda de Washington, dijo este sábado un funcionario del Departamento de Estado estadounidense.

Trump llamó a una revisión de la ayuda de Estados Unidos a los palestinos previamente este año para asegurar que los fondos estén siendo gastados de acuerdo a intereses nacionales estadounidenses y que entreguen valor a los contribuyentes.

"Como resultado de esa revisión, por orden del presidente, redirigiremos aproximadamente US$25 millones planeados originalmente para la Red de Hospitales de Jerusalén Oriental", afirmó el funcionario del Departamento de Estado. "Esos fondos irán a proyectos de alta prioridad en otros lugares", sostuvo.

El recorte de ayuda es el más reciente en una serie de acciones del Gobierno de Trump que han indignado a los palestinos, incluyendo el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel y el cambio de la embajada estadounidense desde Tel Aviv a Jerusalén.

Esa decisión fue un cambio de rumbo respecto a una política estadounidense de larga data y llevó al liderazgo palestino a boicotear los esfuerzos de paz de Washington encabezados por el asesor y yerno de Trump, Jared Kushner.

El mes pasado, el Gobierno de Trump dijo que redirigiría US$200 millones en fondos de apoyo económico a los palestinos para programas en Cisjordania y Gaza, ante el deterioro de las relaciones con el liderazgo palestino.

Y a fines de agosto, Washington paralizó todo el financiamiento a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA), una decisión que intensificó aún más las tensiones con el liderazgo palestino.

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores palestino afirmó que el más reciente recorte de ayuda era parte de un intento de Estados Unidos "para liquidar la causa palestina" y afirmó que pondrá en riesgo la vida de miles de palestinos y los empleos de miles de empleados hospitalarios.

Washington afirmó que la UNRWA necesitaba realizar reformas no especificadas y llamó a los palestinos a renovar conversaciones de paz con Israel.

La última ronda de negociaciones de paz entre palestinos e israelíes mediadas por Estados Unidos colapsaron en 2014 y un intento del Gobierno de Trump por reiniciarlas no ha mostrado señales de avances.