Estambúl. Turquía no cederá ante Washington por la extradición del clérigo islámico al que acusa de orquestar un golpe de Estado fallido, dijo el sábado el primer ministro Binali Yildirim, advirtiendo de un creciente sentimiento anti-estadounidense si Estados Unidos no lo extradita.

Los comentarios de Yildirim, en declaraciones a periodistas, fueron los últimos contra el mayor aliado de Turquía en la OTAN y coincidieron con un reporte de que un fiscal de Estambul escribió a las autoridades estadounidenses para pedirles la detención del clérigo Fethullah Gulen.

Turquía dice que Gulen, quien ha vivido en un exilio autoimpuesto en la rural Pensilvania desde 1999, fue el ideólogo del golpe de Estado fallido del 15 de julio, cuando un grupo de soldados con tanques, aviones de guerra y helicópteros intentaron derrocar al Gobierno. Gulen ha negado estar involucrado y condenó el golpe.

"No cederemos en que este líder terrorista venga a Turquía y sea procesado", dijo Yildirim, según declaraciones a la agencia estatal Anadolu.

"La única manera de evitar el aumento de este sentimiento (negativo) contra Estados Unidos es que Estados Unidos entregue a este hombre y se asegure que el sistema judicial de Turquía lo juzgue", agregó.

El ministro de Relaciones Exteriores turco dijo esta semana que se habían enviado documentos a Estados Unidos y que Turquía había recibido "señales positivas" sobre la posible extradición de Gulen. Turquía no ha dicho claramente si se presentó un pedido formal de extradición.

La Casa Blanca dijo el sábado que el vicepresidente Joe Biden visitará Turquía el 24 de agosto, el primer viaje de un funcionario estadounidense de alto nivel desde el golpe fallido.

Yildirim dijo que un equipo técnico estadounidense visitaría Turquía el 22 de agosto para discutir temas legales vinculados a la posible extradición, según Anadolu. Agregó que el secretario de Estado, John Kerry, tiene previsto viajar en octubre, según la cadena CNN turca.