Madrid. Brasil tiene un rol clave para que se resuelva satisfactoriamente el conflicto suscitado por el programa nuclear de Irán.

Así lo consideró la alta representante para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, quien señaló que "reconocemos que Brasil, como un poder global, tiene un papel clave que jugar en eso”.

Ashton, junto a los ministros de Asuntos Exteriores de España, Miguel Ángel Moratinos, y de Brasil, Celso Amorim, enfatizó la "importancia de trabajar juntos" (la UE y Brasil) para enfrentar esta polémica, indicó El Nacional.

Al respecto indicó que "es justo decir que tenemos una visión común. Lo que buscamos son más pruebas de que el régimen de Irán coopera. Queremos pensar que ellos cumplen sus obligaciones internacionales".

Y advirtió que si ello no sucede, “tendremos que mostrar nuestra determinación para garantizar que se respetan las reglas".

Brasil aboga por el diálogo. Por su parte, Amorim defendió la postura de su país. Señaló que "Brasil continúa dispuesto a favorecer ese diálogo entre la agencia atómica (Organismo Internacional de la Energía Atómica, OIEA) e Irán para garantizar que Irán tiene un programa nuclear pacífico".

Agregó que el gobierno brasileño quiere que la comunidad internacional tenga "la certeza de que ese programa nuclear no será utilizado para fines militares", dijo.

En este sentido puntualizó que “hay una oportunidad de negociación del dossier nuclear con Irán que respete el derecho del país a tener su programa pacífico".

Amorim hizo estas declaraciones después que el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, general James Jones, anunció que EE.UU. presentará este mes a la ONU las nuevas sanciones contra Irán, que a su juicio podrían provocar un "cambio de régimen".