Bruselas. La Unión Europea y la OTAN dijeron que sus condiciones aún no se habían cumplido para imponer una zona de exclusión aérea en Libia, un día después de que países árabes pidieron que los aviones de guerra de Muammar Gaddafi fueran inmovilizados.

El secretario general de la Liga Arabe, Amr Moussa, dijo que el organismo, reunido en El Cairo el sábado, había decidido que "serios crímenes y grandes violaciones" cometidas por el gobierno de Gaddafi contra su pueblo lo habían despojado de legitimidad.

Funcionarios de la Unión Europea y la OTAN dijeron que el apoyo árabe era solo una de tres condiciones que deben cumplirse antes de que pudieran lanzar un asalto militar para proteger las ciudades que ocupan los rebeldes de la fuerza aérea de Gaddafi.

Las otras dos condiciones, acordadas el viernes por líderes de la UE, son prueba de que su ayuda es necesaria y una "clara base legal", entendida como una resolución para la acción del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Hemos comenzado lo que describiría como prudente planificación cuidadosa de todas las opciones", dijo la jefa de política exterior de la UE, Catherine Ashton, quién se reunirá el domingo con la Liga Arabe.

Un funcionario de la OTAN dijo: "El apoyo regional es una de las tres condiciones. Para nosotros las tres condiciones no han cambiado, y no tenemos un mandato de la ONU".

Pero los eventos en el terreno se mueven con mayor rapidez que la diplomacia. Mientras la UE y Washington dudan, Gaddafi ha utilizado sus fuerzas para desafiar una marea de reclamos de reforma.

Rebeldes en el este de Libia dijeron el domingo que la línea del frente había retrocedido a la ciudad petrolera controlada por rebeldes de Brega, cerca de 220 kilómetros al sur del bastión rebelde de Bengasi.

Los rebeldes, armados mayormente con ametralladoras livianas y granadas impulsadas por cohetes, son superados por las fuerzas de Gaddafi que usan tanques y aviones.

Diplomáticos en Nueva York dijeron que una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el fin de semana era improbable.

Aunque el Consejo se reúna para discutir una zona de exclusión aérea en Libia, está aún lejos de aclarar si aprobaría una resolución ya que Rusia y China, que tienen poder de veto, se han opuesto ambos públicamente a la idea.

Francia y Gran Bretaña han presionado por dura acción contra Gaddafi, pero Alemania y muchos otros gobiernos de la UE son cautos.

El gobierno galo dijo el domingo que celebrara el pedido de la Liga Arabe por una zona de exclusión. El ministerio de Relaciones Exteriores explicó en un comunicado que planea aumentar sus esfuerzos en las próximas horas en consultas con la Unión Europea, la Liga Arabe, el Consejo de Seguridad de la ONU y el Consejo Nacional Libio.

La cancillería francesa añadió que la situación en Libia sería uno de los temas en la reunión de ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los Ocho que comenzará el lunes en París.