París. Un soldado francés abrió fuego el viernes e hirió a un hombre armado con un machete que trataba de entrar en el museo del Louvre con dos bolsos, en lo que la policía dijo parecía ser un ataque terrorista.

El hombre gritó Allahu Akbar (Dios es grande) mientras corría hacia la policía y los soldados antes de ser abatido en la zona comercial del museo. Las autoridades indicaron que se detuvo también a una segunda persona por actuar de forma sospechosa.

El atacante resultó herido de gravedad, dijo el jefe de la policía de París, Michel Cadot, a los periodistas presentes en el lugar. Cadot agregó que los bolsos que llevaba no contenían explosivos.

"El soldado disparó cinco balas", indicó Cadot, relatando el modo en el que el hombre avanzó hacia los soldados de forma amenazante.

"Fue un ataque de una persona (...), que representaba una amenaza directa y cuyas acciones sugerían un contexto terrorista".

El primer ministro, Bernard Cazeneuve, dijo durante una visita a Bayeux en Normandía: "Parece ser un intento de atentado de naturaleza terrorista".

El soldado que disparó formaba parte de una de las patrullas que se han vuelto habituales en la capital desde que se declaró el estado de emergencia en Francia en noviembre de 2015. Se ha abierto una investigación antiterrorista, indicó el Ministerio Público a través de un comunicado.

Otro soldado resultó herido leve en el incidente.

La identidad y nacionalidad del atacante sigue siendo desconocida, dijo el portavoz del Ministerio francés del Interior, Pierre-Henry Brandet, a periodistas. El ministro del Interior, Bruno le Roux, volvió a París desde la región de la Dordoña, donde se encontraba de viaje.

Más de 230 personas han muerto en Francia en los últimos dos años a manos de atacantes vinculados al grupo islamista Estado Islámico.

El país afronta en menos de tres meses unas elecciones presidenciales en las que la seguridad y el miedo al terrorismo son temas claves.

El viernes la policía acordonó y evacuó la zona alrededor del museo. Oficiales del Louvre cerraron sus puertas, manteniendo a los visitantes en el interior.