Bogotá. El candidato del uribista Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, protagonizó la jornada de cierre de la campaña electoral colombiana en plaza pública, al aparecer conspirando en un vídeo con un pirata informático y como líder en los sondeos con una leve ventaja sobre su rival, Juan Manuel Santos.

Una vez más en esta campaña, los escándalos se impusieron y empañaron la última posibilidad de los cinco candidatos para congraciarse con los votantes en espacios abiertos y convencer a los últimos dudosos, además de al 12,8% de personas que se prevé que voten en blanco, según la última encuesta de Ipsos Napoleón Blanco publicada hoy.

Entre el sábado y el domingo, trascendió un vídeo y una grabación de audio clandestina que prueban que Zuluaga conocía, y no sólo de cinco minutos como él mismo había dicho, al pirata informático Andrés Sepúlveda, detenido por espionaje ilegal e intento de "sabotaje" al proceso de paz, el pasado 6 de mayo.

En las imágenes, grabadas clandestinamente el pasado 23 de abril, aparece el candidato del movimiento uribista escuchando atentamente las explicaciones de Sepúlveda en lo que parece una oficina de control llena de pantallas.

El "hacker" reconoce que tiene acceso a información militar reservada colombiana y a la inteligencia de los aviones Awac del Comando Sur de Estados Unidos, que puede emplear en una página contra el proceso de paz, además de disponer de documentación de los negociadores de las FARC en La Habana y reconocer que también ha "monitoreado" la campaña del candidato de la Alianza Verde, Enrique Peñalosa.

"El videomontaje es una trampa y no es casualidad que se publique cuando punteo en las encuestas y el candidato presidente cae", dijo Zuluaga, justo cuando el último sondeo de la campaña le da a él un 29,5% de intención de voto y a Santos un 28,5%, un empate técnico al tener en cuenta que el margen de error es del 2,3%.

Zuluaga no muestra sorpresa ante la gravedad de sus afirmaciones y, por el contrario, le pregunta a Sepúlveda: "Andrés, ¿entonces qué golpe nos va a dar Santos de acá al 25 (de mayo, fecha de las elecciones) como su tabla de salvación? Queda un mes para dar un golpe, hermano".

Aún así, el Centro Democrático afirmó tajantemente que se trata de un "montaje" y una "infiltración", tanto en boca del jefe de campaña, expresidente y senador electo, Álvaro Uribe, como en la del aludido Zuluaga, quien incluso se declaró "víctima" de una treta atribuida a Santos y a su exasesor de propaganda, JJ Rendón.

Uribe argumentó que el "presunto 'hacker'" había trabajado con el publicista venezolano JJ Rendón en el pasado, lo que probaría que el excolaborador de Santos está involucrado en la trampa, al tiempo que desacreditó la información mencionada con la etiqueta de rumores habituales.

Rendón renunció cuando se conoció su mediación en un plan de sometimiento de varios narcotraficantes en 2011 por el que supuestamente recibió US$12 millones y al que Uribe acusa de haber invertido dos de esos millones, de dudosa procedencia, para paliar la deuda de la anterior campaña de Santos.

El candidato uribista insistió en que se trata de un vídeo falso, pero no aclaró si ese encuentro nunca existió o si, como advirtió su hijo David en una rueda de prensa el pasado 10 de mayo, se trató de la única visita que Zuluaga hizo a la oficina de Sepúlveda.

"El videomontaje es una trampa y no es casualidad que se publique cuando punteo en las encuestas y el candidato presidente cae", dijo Zuluaga, justo cuando el último sondeo de la campaña le da a él un 29,5% de intención de voto y a Santos un 28,5%, un empate técnico al tener en cuenta que el margen de error es del 2,3%.

Las respuestas de los demás candidatos no se hicieron esperar, con excepción de Santos, quien evitó referirse al hecho y se limitó a decir en el cierre de su campaña que los "métodos torcidos y delictivos" de sus opositores no le desviarán de su propósito de ponerle fin al conflicto armado interno.

Quien sí habló con contundencia fue el ex presidente y recién elegido jefe de campaña de Santos, César Gaviria (1990-1994), quien calificó a Sepúlveda como un "delincuente internacional" que operó desde un "centro de fechorías" contratado por la campaña de Zuluaga.

Los demás candidatos reaccionaron de manera dispar: mientras Peñalosa pidió la renuncia de Zuluaga, la candidata izquierdista Clara López consideró que ningún aspirante involucrado en escándalos debería ser elegido presidente y la conservadora Marta Lucía Ramírez le dio la razón al uribista y apoyó la tesis del "montaje".

A partir de este lunes, los colombianos en el exterior podrán empezar a votar, mientras que se espera que se produzcan los primeros debates televisados entre los candidatos que, por ley, tendrán que celebrar encuentros en espacios cerrados.