Un límite de 560.000 personas pudieron ver el cuerpo de Hugo Chávez en la capilla ardiente en la Academia Militar.

Hay que recordar que durante más de ocho días estuvieron acudiendo visitantes al recinto castrense con ese fin, haciendo largas colas que variaban en tiempo de espera para llegar a ver el cuerpo.

El acto estuvo abierto al público un promedio de 22 horas y media diarias, ya que había descansos de 90 minutos.

Cada visitante tardaba un promedio de 2,38 segundos frente al féretro, antes de que fuera instado a salir para dar paso al siguiente.

El segundo día se activaron dos filas que pasaban simultáneamente por ambos lados de la urna que contenía los restos del presidente Chavez. 

Es decir, cerca de 70.000 personas diarias pasaron frente al féretro durante los más de ocho días, desde la tarde del 6 de marzo hasta la mañana del día 15. Hay que descontar las horas en que se hicieron los actos fúnebres de Estado.

En total 70.000 personas diarias durante ocho días da un total de 560.000, lo que es el promedio de asistencia. Sin embargo, las colas para ver a Chávez continúan ahora en el Cuartel de la Montaña de la parroquia 23 de Enero, adonde fue llevado el féretro para ser exhibido.