Puerto Príncipe. Una mortal epidemia de cólera en Haití tal vez evite que algunos votantes concurran a las urnas en las elecciones de este domingo, pero postergar o cancelar los comicios podría amenazar la estabilidad en el país caribeño, advirtió un enviado de la Unión Europea (UE).

La epidemia, que surgió hace un mes, había causado la muerte de 1.344 personas hasta el viernes en el país devastado por un sismo en enero.

Algunos candidatos a la presidencia han pedido que se posterguen las elecciones, mientras la cifra de muertos va en aumento.

El brote de la mortal enfermedad diarreica, que afecta a ocho de las 10 provincias del país, ha profundizado la miseria en la población de 10 millones de habitantes que aún lucha por recuperarse del terremoto del 12 de enero, que dejó más de 250.000 muertos.

Lut Fabert, directora de la misión diplomática de la UE en Haití, dijo a periodistas que si bien el temor al cólera podía alejar a algunas personas de la votación, no debería ser una disuasión para las elecciones presidenciales y legislativas.

"En este momento, la UE no ve obstáculos que bloqueen estas elecciones", dijo la funcionaria en una conferencia de prensa junto a expertos del bloque que están apoyando los comicios haitianos.

"Lo más importante es que el proceso avance de acuerdo a las reglas y que haya una buena participación de la población", añadió Fabert.

El cólera se expande básicamente a través de agua y alimentos contaminados, en vez de un contacto persona a persona, y Fabert dijo que se necesitaba garantizarle a la población que reunirse en un lugar para votar no los contagiaría de la enfermedad.

Se colocarán desinfectantes para manos en todas las estaciones de votación, añadió.

Fabert dijo que confiaba en que los más de 12.000 soldados de Naciones Unidas en Haití podrían garantizar la seguridad de las elecciones, pese a varios días de protestas en contra del organismo en la norteña ciudad de Cap-Haitien.

Pese a los grandes desafíos de salud, seguridad y logísticos para las elecciones del 28, la comunidad internacional teme que la cancelación o postergación de los comicios pueda crear un peligroso vacío político que sería explotado por criminales o grupos desestabilizadores.

"No tener elecciones ahora podría hacer peligrar la estabilidad política en Haití", dijo Fabert.

La UE suministró 5 millones de euros (US$7 millones) para financiar la organización de las elecciones y un equipo de siete expertos europeos ayudaban con los comicios, dijo la principal del grupo Marie Violette Cesar.

Pero el grupo no actuará como un observador formal porque no puede cubrir todo el país, añadió.

Una misión conjunta de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Comunidad del Caribe dijo en un reporte el viernes que la preparación para los comicios estaba "encaminada".

Pero dijo que se mantenían los desafíos, y admitió que la epidemia de cólera podría impactar en la participación de los votantes.

En las elecciones del domingo, los haitianos elegirán al sucesor del presidente Rene Preval, quien no puede buscar una reelección, a 99 miembros del Parlamento y a 11 integrantes del Senado de 30 bancas.

En la contienda participan 19 candidatos, pero no hay un claro favorito por lo que se podría dar una segunda vuelta electoral en enero.