La Habana. Unos 37 ex presos políticos cubanos y más de 200 familiares viajaron este jueves a España, como parte de un acuerdo entre la Iglesia Católica y el gobierno que sacó de la cárcel a decenas de disidentes desde julio de 2010, según fuentes diplomáticas y opositoras.

El grupo, que no ha sido identificado, viajó en un vuelo fletado por el gobierno de España.

El disidente Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de los Derechos Humanos, una organización declarada ilegal, dijo por teléfono a Reuters que 37 familias fueron trasladadas desde el mediodía del jueves desde un centro donde estaban alojadas en las afueras de La Habana hacia el aeropuerto Internacional José Martí.

"Supimos que el vuelo salió en la tarde hacia España, viajan 37 ex presos y sus familiares. Están en el entorno de 240 unas personas que llegarán en el avión fletado por el Gobierno español", dijo Sánchez.

Anteriormente, una diplomática de la embajada española, quien pidió no ser identificada, confirmó que el avión partiría el jueves sin ofrecer otros detalles.

La Habana. Unos 37 ex presos políticos cubanos y más de 200 familiares viajaron este jueves a España, como parte de un acuerdo entre la Iglesia Católica y el gobierno que sacó de la cárcel a decenas de disidentes desde julio de 2010, según fuentes diplomáticas y opositoras. El grupo, que no ha sido identificado, viajó en un vuelo fletado por el gobierno de España. El disidente Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de los Derechos Humanos, una organización declarada ilegal, dijo por teléfono a Reuters que 37 familias fueron trasladadas desde el mediodía del jueves desde un centro donde estaban alojadas en las afueras de La Habana hacia el aeropuerto Internacional José Martí. "Supimos que el vuelo salió en la tarde hacia España, viajan 37 ex presos y sus familiares. Están en el entorno de 240 unas personas que llegarán en el avión fletado por el Gobierno español", dijo Sánchez. Anteriormente, una diplomática de la embajada española, quien pidió no ser identificada, confirmó que el avión partiría el jueves sin ofrecer otros detalles. La embajada española no identificó los nombres del grupo que saldría el jueves. El Arzobispado de La Habana, que sólo informa los nombres y la decisión de cada excarcelado de exiliarse o permanecer en la isla, dijo en marzo que hasta el momento 114 prisioneros habían "aceptado la propuesta de salir de la prisión y trasladarse a España". Entre el más de un centenar de ex presos políticos que han viajado a España desde julio pasado están incluidos 40 opositores del grupo de los 75 condenados a penas de entre 6 y 28 años en el 2003, en un proceso conocido como "Primavera Negra". Al momento del acuerdo entre la Iglesia y el presidente Raúl Castro permanecían en prisión 52 del grupo original. Doce de ellos se negaron al exilio y permanecen en la isla en libertad condicional. El diario español El País dijo en su edición digital que entre los que viajaban el jueves está el ex preso político Orlando Fundora, condenado a 18 años de cárcel en el 2003 y que fue más tarde puesto en libertad condicional por razones de salud. Algunos de los disidentes, a los que el gobierno de Cuba considera "mercenarios" al servicio de Estados Unidos, viajaron inicialmente a Madrid pero fijaron más tarde su residencia en territorio estadounidense, Chile y otros países. La mayoría de los que viajaron a España aceptó el estatus de protección internacional asistida, una medida que le concede permiso de trabajo, de residencia y en un plazo de dos años pueden optar por la nacionalidad.

La embajada española no identificó los nombres del grupo que saldría el jueves.

El Arzobispado de La Habana, que sólo informa los nombres y la decisión de cada excarcelado de exiliarse o permanecer en la isla, dijo en marzo que hasta el momento 114 prisioneros habían "aceptado la propuesta de salir de la prisión y trasladarse a España".

Entre el más de un centenar de ex presos políticos que han viajado a España desde julio pasado están incluidos 40 opositores del grupo de los 75 condenados a penas de entre 6 y 28 años en el 2003, en un proceso conocido como "Primavera Negra".

Al momento del acuerdo entre la Iglesia y el presidente Raúl Castro permanecían en prisión 52 del grupo original. Doce de ellos se negaron al exilio y permanecen en la isla en libertad condicional.

El diario español El País dijo en su edición digital que entre los que viajaban el jueves está el ex preso político Orlando Fundora, condenado a 18 años de cárcel en el 2003 y que fue más tarde puesto en libertad condicional por razones de salud.

Algunos de los disidentes, a los que el gobierno de Cuba considera "mercenarios" al servicio de Estados Unidos, viajaron inicialmente a Madrid pero fijaron más tarde su residencia en territorio estadounidense, Chile y otros países.

La mayoría de los que viajaron a España aceptó el estatus de protección internacional asistida, una medida que le concede permiso de trabajo, de residencia y en un plazo de dos años pueden optar por la nacionalidad, según informó El País.

Las liberaciones han sido aplaudidas por la comunidad internacional pero disidentes sostienen que el gobierno de la isla aprovechó el acuerdo para deshacerse de la oposición.