Lima. Un grupo de cerca de 500 comerciantes permanece desde el domingo último atrincherado en el exmercado mayorista La Parada, ubicado en Lima, después de que la municipalidad de la capital decidió clausurarlo de forma definitiva por motivos de "seguridad e insalubridad".

"Se han cerrado todas las puertas menos una para que se facilite la salida de los comerciantes", declaró este lunes a RPP Noticias la alcaldesa de Lima, Susana Villarán.

Según los medios locales, hay menores de edad entre las personas que se encuentran dentro del mercado del distrito de La Victoria, donde en 2012 se produjo un enfrentamiento con la policía en el que murieron cuatro personas por la colocación de muros de concreto para bloquear la entrada, medida ordenada por la Municipalidad de Lima.

En esa ocasión, comerciantes y delincuentes respondieron con piedras, palos y botellas a los policías, quienes recibieron una brutal golpiza y además se produjeron saqueos en el emporio comercial de Gamarra, aledaño al mercado, tras lo que las autoridades recuperaron el control de la zona.

Según Villarán, desde el domingo último se ha declarado el lugar como zona rígida, por lo que no se permitirá el estacionamiento de camiones que descarguen mercadería en los alrededores.

Los comerciantes que se encuentran en los exteriores de La Parada han señalado que sus compañeros no saldrán "hasta que haya un acuerdo judicial" y pese a que llegó al lugar el fiscal de turno, éste no pudo ingresar.

En un comunicado de la Municipalidad de Lima dado a conocer hoy, se informó que una empresa municipal suscribió un contrato con un grupo de comerciantes minoristas de La Parada, quienes han alquilado un terreno frente al Gran Mercado Mayorista de Lima, en el distrito de Santa Anita.