Miles de centroamericanos solicitan asilo o buscan refugio huyendo de sus países ante amenazas del crimen organizado, aseguró el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

“Los números (de refugiados y asilados) han venido creciendo desde 2008 para acá y cada año son mayores, se trata de un incremento muy significativo”, declaró a la AFP el representante regional de ACNUR para México, Centroamérica y Cuba, Fernando Protti .

El último dato registrado, de 2012, indica que en el Triángulo Norte (integrado por Guatemala, El Salvador y Honduras) hubo 3.735 solicitantes de asilo y 17.129 salieron en calidad de refugiados.

El tema es analizado en el taller regional “Introducción a desplazamiento forzado y necesidades de protección” que se inició este martes y que se prolongará hasta el jueves. La principal causa del “desplazamiento forzado”, según Protti, es “la amenaza de las pandillas o maras y el narcotráfico o crimen organizado transnacional”.

Según ACNUR , unos 1.620 salvadoreños solicitaron asilo a otras naciones durante 2012, al igual que lo hicieron 1.320 guatemaltecos y 795 hondureños. La búsqueda de “protección internacional” es más a Estados Unidos, Canadá y México, aunque también hay un “crecimiento” de las solicitudes dirigidas a Nicaragua, Costa Rica y Panamá.

La cifra se incrementa en cuanto a los refugiados: 8.153 salvadoreños, 6.300 guatemaltecos y 2.607 hondureños en 2012.

La cifra se incrementa en cuanto a los refugiados: 8.153 salvadoreños, 6.300 guatemaltecos y 2.607 hondureños en 2012.

“Existen evidencias de que estos números (cifras de refugiados y asilados) solo representan una porción de la población que ha sido desplazada y que requiere protección internacional”, destaca el ACNUR en un comunicado.

En su mayoría, la población huye de las comunidades por negarse a vender sus tierras a narcotraficantes; para evitar que se cumplan amenazas de muerte; para impedir que los hijos sean reclutados por las pandillas o para librarse de las extorsiones de los pandilleros.