La Habana.- El líder de una de las organizaciones de oposición más activas de Cuba fue acusado este viernes de "asesinato en tentativa" después de estar incomunicado durante una semana, dijo un portavoz de su grupo.

José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), grupo al que el Gobierno considera ilegal, fue acusado de tratar de atropellar a un oficial del Ministerio del Interior el 3 de agosto en una localidad de Santiago de Cuba, sostuvo Carlos Amel Oliva.

Según Oliva, miembro de la dirección de Unpacu, el oficial resultó "levemente lesionado". "El delito que se le imputa es asesinato en tentativa y una medida cautelar de prisión provisional", informó por teléfono a Reuters.

Ferrer, quien no posee licencia de conducir, iba acompañado del chofer Ebert Hidalgo, que también permanece detenido, y se dirigía a visitar a su hija. Poco antes del incidente se había puesto al volante para hacer una práctica de conducción, y una persona vestida de civil se paró frente al auto para detenerlo.

"En una maniobra para frenar, giró bruscamente y golpeó levemente a la persona que se levantó y montó en una motocicleta", relató Oliva.

"La acusación es completamente falsa", agregó. Hidalgo no ha sido acusado formalmente.

Amnistía Internacional había manifestado su preocupación por las detenciones, mientras que Estados Unidos había instado a principios de esta semana a que ambos fueran liberados.

El Gobierno de Cuba, que considera a los disidentes mercenarios al servicio de potencias extranjeras, no ofreció comentarios de inmediato sobre el incidente.

Ferrer, que está en libertad condicional, era uno de los miembros del Grupo de los 75 disidentes que fueron condenados en marzo de 2003 durante la denominada "Primavera Negra" a largas penas. En su caso, la sentencia fue a 25 años de cárcel.