El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, responsabilizó al poder judicial por no castigar a los funcionarios estatales que, a su juicio, permitieron que el narcotráfico, el paramilitarismo y la guerrilla se tomaran el control de algunas zonas del país.

Dijo que hay muchas personas en prisión por el llamado escándalo de la parapolítica, pero que los jueces nunca se han preguntado quiénes fueron omisivos al permitir el acrecentamiento del poder de los grupos armados ilegales en ciertas regiones.

"Aquí falta superar la impunidad de la 'Farcpolítica', superar la impunidad de la 'Elenopolítica', y falta un juicio: dónde están los responsables de los descuidos del Estado, que permitieron que estas regiones se llenaran de guerrilla, de narcoguerrilla y de narcoparamilitarismo. Ese juicio no se ha hecho", precisó el mandatario.

En una alocución pública en Montería, Córdoba, admitió que los actores armados fuera de la legalidad se tomaron el control de ese departamento Caribe durante algunos años.

"Era triste el apoderamiento de la ruralidad y de la vida urbana por todos estos terroristas, y las cosas avanzaran, como si nadie viera. Eso no puede volver a suceder. Ha sido nuestra tarea de estos años", sostuvo.