Bogotá. El Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, denunció que la brigada del Ejército con sede en Ocaña (Santander) estaba infiltrada por el narcotráfico.

Según el Jefe de Estado, así se lo hicieron saber a las autoridades un grupo de uniformados de la Fuerza Pública.

Por eso, Uribe consideró que los militares que denunciaron estos casos "deben ser protegidos y rodeados del mejor ambiente".

Todo indica que desde esta brigada se habrían planeado varios ‘falsos positivos' para demostrar resultados operacionales.

"Los narcotraficantes consiguieron alianzas con sectores de la Brigada (...) y para aparentar que sí perseguían a los narcotraficantes, asesinaron a personas inocentes", dio a conocer el Presidente.

Sin embargo, el jefe de Estado no entregó detalles concretos de su denuncia, hecha en el desarrollo del Congreso de Fedepapa que se lleva a cabo en Bogotá.

De otro lado, manifestó que hace poco recibió un informe de las Naciones Unidas donde se reconoce que en el último tiempo no se han dado ‘falsos positivos' y que las acciones del gobierno han sido eficaces.

Y por eso llamó a las Fuerzas Militares a "total eficacia y cero casos de violaciones a los derechos humanos".

"En el país debe quitarse definitivamente cualquier sombra de duda al respeto de los Derechos Humanos", agregó el Primer Mandatario.