Bogotá. El presidente Alvaro Uribe pidió el sábado a los colombianos que se vuelquen a comprar e invertir en el departamento de Norte de Santander, el más afectado por la crisis diplomática desatada con Venezuela.

En su primer pronunciamiento público tras la ruptura de las relaciones diplomáticas ordenada por el presidente Hugo Chávez, Uribe dijo que su Gobierno prepara medidas para asistir a miles de colombianos que basan su sustento en el comercio fronterizo, pero no ofreció mayores detalles.

"¡Vamos a agotar las mercancías de Cúcuta (...) Que todos los colombianos nos volquemos a comprar en Cúcuta!", dijo Uribe, al referirse a la capital de Norte se Santander, la más habitada de la extensa frontera de 2.219 kilómetros que comparte con Venezuela y cuyo comercio ha sido duramente golpeado por las tensas relaciones de ambos Gobiernos.

Chávez ordenó la ruptura total de las relaciones diplomáticas luego de que Bogotá presentó esta semana ante la Organización de Estados Americanos (OEA) nuevas evidencias sobre la supuesta presencia de guerrilleros izquierdistas en territorio venezolano, con la aparente tolerancia de Caracas.

Según las autoridades colombianas, desde 87 campamentos, unos 1.500 insurgentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del más pequeño Ejército de Liberación Nacional (ELN) han planeado y ejecutado ataques a poblaciones y a las fuerzas armadas colombianas, dejando centenares de muertos.

"En este momento el Ministerio de Comercio está organizando una gran macrorrueda de negocios entre los días 5 y 6 de agosto en la ciudad de Cúcuta, una de las últimas tareas del Gobierno", dijo Uribe, quien entregará el 7 de agosto el mandato tras ocho años de Gobierno al oficialista Juan Manuel Santos.

Uribe hizo el pronunciamiento durante un extenso consejo comunal de Gobierno en la capital colombiana.

Venezuela fue hasta 2008 el segundo mayor socio comercial de Colombia, después de Estados Unidos, con un intercambio total superior a los US$7.000 millones, pero a mediados del 2009 Chávez ordenó llevarlo a "cero", en protesta por un acuerdo militar entre Bogotá y Washington que el mandatario venezolano considera una "amenaza".

Para 2010, el intercambio apenas superará los US$1.200 millones, restando al menos un punto porcentual a la expansión de la economía colombiana, estimada este año en 4,5%.

En Cúcuta, colombianos y venezolanos constantemente cruzan la frontera para intercambiar productos y servicios, así como para visitar a familiares y usualmente las autoridades extreman la aplicación de las medidas migratorias cuando se tensan las relaciones de ambas naciones.