Bogotá. El presidente Álvaro Uribe, pidió perdón por el asesinato del líder de la izquierda Manuel Cepeda, en agosto de 1994, pero subrayó que no puede decir que el autor de ese crimen haya sido el Estado.

"Yo no puedo decir que el Estado asesinó al senador Cepeda o al uno o al otro. Lo que sí puedo decir es que lo asesinaron. Y que eso es muy grave y que eso no se puede repetir. Y yo pido perdón", dijo Uribe.

Uribe respondió así a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que responsabilizó al Estado colombiano por el asesinato del senador Manuel Cepeda y ordenó al Gobierno pedir perdón e indemnizar a la familia del político.

"Colombia tiene que pedir a toda la ciudadanía afectada por la violencia, perdón. Ofrecer perdón, pedir perdón. Corresponde al Presidente de la República hacerlo, independientemente de la época de los crímenes", señaló el gobernante.

Uribe agregó que lo hace "con toda humildad", al explicar que lo que ha buscado en sus ocho años de gobierno "es recuperar la seguridad para los colombianos".

"Sé qué es el dolor", manifestó el presidente, al recordar que él hace parte "de ese 50% de las familias colombianas que ha sufrido en carne propia" la violencia, en alusión al asesinato de su propio padre por la guerrilla.

En una resolución fechada el 26 de mayo pero dada a conocer este martes, la Corte señala que Colombia violó los derechos a la vida, a la integridad personal, garantías judiciales, a la honra, dignidad, libertad de pensamiento y de expresión, libre asociación y derechos políticos de Cepeda.

Manuel Cepeda era en el momento de su muerte senador por la Unión Patriótica (UP) , partido político de izquierdas que perdió a entre 3.000 y 5.000 de sus miembros asesinados en las décadas de los ochenta y noventa del siglo pasado, cuando Colombia padeció una de las peores épocas violentas de su historia.